El cuento de la mandarina anarkista

Fuente: Propia

Fuente: Propia

El cuento de la mandarina anarkista

Hace un rato llegué de la calle. Había recogido a mi hija y, después de amarrar la bici como siempre en un árbol, la cogí a ella y las bolsas de la compra y enfilé en dirección a mi casa. Vivo en un barrio de Barcelona, de esos cuya trama aún sigue el diseño octogonal de Cerdà para el Eixample. Las calles son amplias y las aceras, también.

Justo cuando iba a entrar en el portal de mi edificio, he escuchado distintas voces gritar. Era como un barullo. He soltado las bolsas y cogido fuertemente a la niña. Tres chicos, de unos 11-12 años, venían corriendo hacia mí. Detrás, dos Mossos d’Escuadra, dos, gritaban y pedían refuerzos y ayuda. ¿Para tres críos pensé? Al fijarme en los chicos, pude observar que llevaban unas mandarinas en las manos. ¡Unas amenazantes mandarinas! Los he perdido de vista justo al cruzar la esquina.

Ya se sabe que el robo de mandarinas lleva, irremediablemente, al anarquismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El cuento de la mandarina anarkista

  1. Manel Artero dijo:

    Reblogueó esto en El Día a Diarioy comentado:
    Según Rajoy “Se ha acabado la crisis”.
    Será una crisis pequeña, anarquista, de esas que puede ir la policía y machacar sin rubor alguno ya que sus srímenes andan protegidos por la impunidad que les da la Ley Mordaza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s