Entrevista (fallida) en El Periódico

Fuente: albasud.org

Desde El Periódico me enviaron un cuestionario con varias preguntas que, posteriormente, serían insertas en un artículo de fondo sobre la cuestión turística. Se ve que no le gustaron mis respuestas porque no las han utilizado finalmente. Las dejo aquí por si interesan a alguien.

A tu juicio, ¿cuál es el impacto más dramático del turismo?

A mi juicio, el turismo, no solo en Barcelona, sino en todo aquel lugar donde se presente bajo las mismas características, genera tres impactos principales: cambios en el paisaje urbano, esto es, en la forma en que la ciudad se muestra física y simbólicamente (comercios destinados a los turistas y no a los vecinos y vecinas, desaparición del tejido social básico, etc.); transformaciones en la forma en que se usa el espacio público urbano, éste se convierte en un objeto de consumo y esto genera masificación, privatización, expulsión de usos no mercantilizados, etc.; y la más importante, aunque no la última (cuestiones como la incidencia en la estructura del mercado laboral no las comentaré porque entiendo me preguntas sobre el impacto más “urbano”), un encarecimiento del precio de la vivienda y una vuelta de tuerca en la mercantilización de la misma. De hecho, en el último Baremo Municipal (junio 2019) del Ajuntament de Barcelona, el acceso a la vivienda vuelve a ocupar un lugar principal (el segundo) entre las preocupaciones de los y las barcelonesas. El primero es la inseguridad, que tanto de forma directa como perceptiva, también podría estar relacionado con las nuevas características de Barcelona como ciudad “abierta” y “global”, y el cuarto es, directamente, el turismo mismo.

La movilidad humana ha aumentado a velocidad metanfetamínica. ¿A qué atribuyes la pulsión general de viajar?

Desde mi punto de vista la “pulsión” por viajar estaría relacionada con las últimas transformaciones sufridas por el sistema capitalista a nivel mundial. La expansión geográfica del mismo (nuevos mercados, nuevos consumidores) conlleva necesariamente la necesidad de moverse más, no solo las personas, sino también las mercancías. Además, y relacionado con esto, los procesos de transformación económica que ha vivido Occidente, pasando de ser sociedades industriales a sociedades de servicios, añaden a lo anterior el hecho de que economías como la de Barcelona se especialicen en la producción de eventos, recursos simbólicos, bienes de consumo intangibles, etc., acelerando la circulación del capital. Es ahí donde debemos inscribir dicha “pulsión”: como una respuesta al fenómeno de reestructuración del Capital.

¿La turismofobia es un sentimiento con fundamento, o es otra cara de la xenofobia?

No creo que sea ni una cosa ni otra. La turismofobia es un recurso simbólico-discursivo puesto en circulación por aquellos actores con intereses materiales directos sobre el turismo con el objetivo de criminalizar los movimientos sociales que resisten los procesos de turisfificación (y los impactos que hemos comentado antes).

Entre las ciudades turistizadas, ¿cuál es la más agonizante y por qué?

Bueno, es difícil establecer un ranking sobre esta cuestión porque todas lo viven a su manera, pero, a nivel general, creo que podemos decir que Venecia es el caso más sangrante de este tipo de procesos.

Esta entrada fue publicada en Antropología del Turismo, Antropología Urbana, Marx, neoliberalismo, turismo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s