No os engañéis, el PSOE es un nuevo movimiento social

Poco a poco va apareciendo el desencanto. Es normal, excepto los más pro, el resto, o bien hemos tenido tiempo suficiente para metabolizar el subidón de la moción de censura y los primeros nombramientos del Gobierno Sánchez –dimisión exprés incluida-, o, directamente, nunca nos loshabíamos acabado de creer.

Desde antes de la toma de posesión de los nuevos Ministros y Ministras, sin biblia pero con Rey, ya era posible recopilar -desde medios de comunicación y redes sociales- toda una lista de demandas dirigidas a los recién estrenados gobernantes. Una auténtica carta a los Reyes Magos de la Moncloa que incluía desde la subida de las pensiones a la derogación de la reforma laboral, pasando por la reforma de la Constitución, la retirada de la Ley Mordaza, el acercamiento de los presos-políticos-presos a Catalunya y otras tantas ideas y peticiones.

Pero no nos engañemos, ni el PSOE tiene la capacidad, solo 85 Diputados y Diputadas de un total de 350, ni puede conformar las alianzas posibles, tanto PNV como PDCat representan sectores liberales, conservados y democristianos en sus respectivos territorios y Ciudadanos y el PP siguen estando ahí, ni disponen del tiempo necesario, menos de dos años en caso de que Sánchez quiera estirar el tiempo hasta el límite, ni tampoco lo pretenden. El PSOE post-Transición no ha dejado de demostrar, año tras año, que tiene un interés verdadero por modernizar España, sí, pero siempre desde una posición que lo hace mucho más cercano a los postulados de Tony Blair, Renzi o Gerhard Schröder que a, que a… intentando buscar una referencia a la izquierda en Europa me he quedado sin palabras. En definitiva, los socialistas del Siglo XXI son un partido español de corte socio-liberal, mucho más preocupados por el debate cultural que por auténticas propuestas que modifiquen un ápice los cimientos del bloque que maneja los hilos del poder político y económico desde hace décadas en el Reino de España. Es por eso que los he tildado de nuevo movimiento social en el título del presente artículo.

Justo ahora que se cumple el 50 aniversario de Mayo del 68 cabría recordar que, si algo trajo ese mes francés, fue una reforma de los usos y costumbres en el mundo desarrollado capitalista. Debajo de los adoquines no estaba la playa –o sí, pero no la que muchos pensaban- sino la disolución del viejo mundo de la posguerra, con sus rígidas relaciones sociales, la preponderancia del valor del trabajo y el mundo masculino industrial, la homogeneidad que otorgaba la cultura de masas, el modelo de familia tradicional, la separación entre cultura y naturaleza, y otros tantos aspectos. Es precisamente uno de los sociólogos que mejor supo interpretar los impactosgenerados a nivel social por el 68 parisino, Alain Touraine, el que acuñó un término que ha pasado a la historia como referente a la hora de denominar las recién inventadas formas de acción colectiva que parecieron surgir entonces: los nuevos movimientos sociales.

Como bien describe Touraine, la sociedad post-industrial se haya en permanente conflicto, pero éste no estaría ocasionado por cuestiones de orden material sino, más bien, por las nuevas prácticas sociales –las costumbres y formas de vida antes reseñadas-, y la categorización del campo cultural, esto es, los significados que pueblan cotidianamente dicho orden. Los nuevos movimientos sociales, nuevos por la consideración de antiguos de aquellos relacionados con la esfera productiva, es decir, los sindicatos y organizaciones laborales, vendrían a realizar propuestas sociales aprovechando las contradicciones existentes. Punto.

Es en esta liga que juega el PSOE. Por eso la preponderancia de mujeres en el Consejo de Ministros y Ministras –ojo, que conste que me alegro enormemente, pero como decía Irantzu Varela, un Gobierno conformado por mujeres no tiene porqué ser necesariamente un Gobierno feminista-; el golpe de efecto con el Aquarius, el barco de los refugiados que el mísero Gobierno italiano no ha querido acoger en sus puertos–aunque ahora dice Marlaska que lo de refugiados ya se verá-; un Ministro de Cultura y Deporte como Màxim Huerta –ah, que ya no está-; una Ministra encargada de la Transición Ecológica –aunque la reforma energética es algo a lo que, de todas maneras, nosobliga Bruselas-, etc.

El partido socialista intentará poner en el centro del tablero cuestiones como la igualdad, el medio ambiente, la solidaridad, etc., cuestiones que sin duda marcarán la diferencia con respecto al Gobierno de Rajoy. Pero que nadie se haga ilusiones, en los temas más importantes, como decía la vieja canción quincemayista: “PSOE y PP, la misma… es”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a No os engañéis, el PSOE es un nuevo movimiento social

  1. Bienve dijo:

    Yo no soy Irantzu Varela pero también lo dije eh?? Jejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s