Catalunya será latina o no será

 

Fuente: Propia

Fue un joven Jordi Sánchez, actual Presidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) quien, ya hace tiempo, dijo aquella famosa frase de “Catalunya serà xarnega o no serà”. Poco antes habían sido los años de la Transición y de la recuperación de algunas libertades -sociales, políticas, culturales-, pero también de las luchas vecinales, de la recuperación de cierta memoria colectiva -que no histórica- y del resurgir del orgullo de identidades nacionales durante mucho tiempo reprimidas.

Catalunya se despertó en aquellos años del sueño -o de la pesadilla- franquista con gran cantidad de tareas por delante: poner orden al desatino urbanístico franquista de ciudades como Barcelona, recuperar las instituciones republicanas encarnadas por la Generalitat, hacer frente a un proceso de desindustrialización galopante, etc. Pero también, en otros ámbitos, con el de la necesidad de adaptar y reconstruir una realidad nacional que había crecido al calor de los referentes enarbolados por la decimonónica Reinexença, y que se había proyectado políticamente con la Lliga Regionalista, primero, y con unos partidos políticos de la democracia republicana, después, que, salvo excepciones -casi siempre a la izquierda y con el protagonismo del PSUC- proyectaban una Catalunya romántica, esencialista, rígida.

La Catalunya del último tercio del siglo XX era, sobre todo, compleja. La inmigración andaluza, pero también murciana, extremeña, castellana, aragonesa y gallega, había teñido el país de colores diversos, más allá de la senyera. No es casual que, a su vuelta Catalunya, las primeras palabras del Presidente de la Generalitat en el exilio, Josep Tarradellas, fueran “Ciutadans de Catalunya, ja sóc aquí”, y no catalanes o catalanas. Los ejemplos se repetían en el otro lado del arco social y político, con el ejemplo del sindicalista de origen manchego, después diputado por el PSUC en el Parlament, Cipriano García, pidiendo el mismo día de la salida al balcón de la Generalitat, “Llibertat, amnistia i estatut d’autonomia”.

Cuarenta años después de aquello Catalunya se encuentra en otra encrucijada. Desde las instituciones autonómicas se intenta dar el salto -con un apoyo muy al límite, tanto en el Parlament como en las calles- a una nueva institucionalidad republicana. Salvo horrendas excepciones, la mayoría de los partidos y los actores del marco político contemporáneo han aceptado aquello de la Catalunya xarnega. He ahí el protagonismo de gente como Gabriel Rufián o Eduardo Reyes, por parte de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Antonio Baños en la Candidatura de Unitat Popular (CUP), mucho más caros de ver en el Partit Demócrata Europeo Català (PDeCAT).

Sin embargo, a estas alturas es evidente que, pese los avances conseguidos, aquello de xarnego se ha quedado antiguo, completamente obsoleto. La realidad social de Catalunya es diversa. Los idiomas hablados con normalidad, por ejemplo, van más allá del castellano o el catalán. Urdú, chino, inglés, árabe, francés, italiano. Barrios como el Raval cuentan con porcentajes próximos al 30% de vecinos y vecinas provenientes de Asia. Los hijos e hijas de éstos son los catalanes del futuro y se desempeñan, con igual facilidad -y con cierta envidia para mí-, en catalán, castellano y en su lengua materna.

Visitar la Feria de Abril, antaño reclamo nostálgico de la emigración andaluza, supone una prueba más de dicha diversidad. Junto a las casetas de Hermandades Rocieras de L’Hospitalet o Santa Coloma, es posible encontrar -y escuchar- otras tantas plenas de gentes proveniente de Ecuador, Bolivia o Brasil. Como en la foto que ilustra este texto, la Feria cuenta con su Punto Latino. Tan catalanes, tan latinos como los demás. Las concepciones rígidas de la identidad no tienen cabida -o al menos, no deberían tenerla- en realidades tan complejas y tan ricas.

Catalunya será latina, pakistanesa, india, china, inglesa, francesa, o no será.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología social y cultural y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s