Más sindicatos y menos Airbnb

Entre los frecuentes argumentarios esgrimidos por plataformas de supuesta economía colaborativa como Airbnb se encuentra el positivo papel que juegan a la hora de conseguir reforzar el presupuesto mensual de muchas familias. De hecho, en una reciente nota de prensa elaborada en respuesta a la decisión del Ajuntament de Palma de Mallorca de incrementar el control de los alquileres vacaciones en la capital balear, esta empresa de marketplace para publicar, descubrir y reservar viviendas privadas aducía que, “para muchas familias de clase media, el alquiler ocasional de su primera residencia les ayuda a complementar los ingresos”.

Dejando de lado la etiqueta de clase media que siempre acompaña a este tipo de declaraciones –imagínense un anuncio de Airbnb lleno de fotos de viviendas de polígonos de viviendas del desarrollismo español, o de eslóganes del tipo “convive en una comunidad de clase obrera”- lo que sí podría tener algo de cierto es la cierta relación existente entre el proceso de devaluación de salarios que llevamos viviendo desde hace unos años, y la necesidad de gran cantidad familias de encontrar una forma de poder completar unos ingresos periódicos cada vez más ínfimos.

Ya sabemos que el neoliberalismo, además de un reseteo del capitalismo –juro que la frase no es mía, y que se la he copiado a alguien- es un intento de recomponer un equilibrio de clases que había sido alterado de su supuesta situación ideal mediante las políticas de corte keynesiano implementadas después de la II Guerra Mundial. Entre los resultados más importantes del citado reboot para los trabajadores se encontraría la pérdida de capacidad de influencia que venía teniendo el movimiento obrero organizado. Las desregulaciones, las modificaciones establecidas por las sucesivas reformas laborales, los descuelgues empresariales de los convenios colectivos, etc., han propiciado un desplazamiento del poder hacía el Capital (con mayúsculas).

A los ejemplos me remito. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el salario mediano –no el medio, que es otra cosa- fue de aproximadamente 16.500 euros para el año 2014, último para el que se poseen datos. Para que nos hagamos una idea, eso es poco más de 1.000 euros al mes. Además, los salarios reales cayeron un 1,5% para el periodo que va desde el 2011 al 2014, una caída, para el 10% de aquellos trabajadores y trabajadoras que ganaban menos de la escala salarial española, que llegó al 27,6%, si contemplamos un periodo más amplio, desde el inicio de la crisis.

Con una inflación contenida, pero con un precio al alza de la vivienda, unos impuestos cada vez menos progresivos, un Estado que se retira de su tradicional papel proveedor de servicios, etc., la puesta en valor, por usar un eufemismo, de los escasos activos con los que cuentan las familias sí que podría aparecer como un flotador al que agarrarse frente a una sociedad que se hunde en la desigualdad.

Ahora bien, que exista esta relación no presupone que Airbnb se aparezca como una solución mágica a la situación social y económica de grandes sectores sociales. Lo que habría que hacer, más bien, sería recuperar -e incluso superar- la capacidad de influencia de los salarios en la estructura de clases del Estado español, así como en el resto. Re-nivelar una balanza que, ahora sí, se aparece como injustamente desequilibrada. Además, y por otro lado, no habría que olvidar que este recurso discursivo –la tan manida exhortación a las clases medias- de plataformas como Airbnb no oculta, en gran cantidad de ocasiones, más que formas espurias de saltarse la normativa reguladora del alquiler vacacional vigente en muchas ciudades y regiones. Así, lo que inicialmente se presenta como una nueva forma de economía, tal y como han demostrado colectivos sociales como la ABTS, en Barcelona, no sería más que un negocio inmobiliario concentrado, en muchas ocasiones, en pocas manos.

En definitiva, y a modo final de resumen, más sindicatos y menos Airbnb.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología Urbana y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Más sindicatos y menos Airbnb

  1. web site dijo:

    Depende dentre tal como este alma do lhe antepassados antes da intervenção e também desde uma enxurrada desde fatores… Corações
    jamais fracos, sofrem em grau superior… Jamais corações com ótima divisão desde ejeção (energia) tem afora perturbações. https://plus.google.com/b/101977107249276041044/101977107249276041044

  2. homepage dijo:

    Para ter lucro aceite as sugestões de preços
    e também compre necessário para realizar ótimas vendas. https://www.instagram.com/rede_tabarato/

  3. Tenho hipotireoidismo a Hashimoto, e tenho aguentado grande junto a a afeição
    com cabeça. http://keikyuturbo.blog79.fc2.com/?no=58

  4. Tive minha bem em baliza, e também nele mês com
    junho comecei a aperceber a queda condoimento meu crina. https://twitter.com/CabeloFim

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s