¿Hacen los movimientos sociales extraños compañeros de cama?

Fuente: Propia

Fuente: Propia

Este artículo fue publicado originalmente en catalán en La Directa el pasado día 20/01/2016.

¿Hacen los movimientos sociales extraños compañeros de cama?

La frase “la política hace extraños compañeros de cama se atribuye, normalmente, a Winston Churchill. Yo me he tomado la libertad de reconstruirla a la hora de titular el presente artículo con el objetivo de llamar la atención sobre algunos hechos que atañen a la actuación de ciertos movimientos sociales de nuestro entorno urbano más cercano: la ciudad de Barcelona.

Me contaba un amigo que, hace unos años, cuando el equipo del inefable Alcalde socialista Clos que gobernaba la ciudad pretendió convertir parte del Poblenou y barrios adyacentes en el Distrito Tecnológico 22@, ya se produjeron extrañas confluencias y alianzas entre varios de los colectivos que se posicionaban contra este proyecto de transformación urbana. Un buen ejemplo de ello son las protestas contra el Plan Especial de Reforma Interior (PERI) del Eix-Llacuna. Este plan pretendía construir nueve rascacielos de hasta 72 metros de altura, algo que suponía 216 nuevas viviendas y obligaba, a su vez, a 92 familias a trasladarse, levantando las iras populares de un barrio demasiado acostumbrado a movilizarse. Aunque finalmente el Ajuntament accedió a modificar sus planes iniciales y firmó un nuevo plan de acuerdo con la AVV del Poblenou –contra la opinión de muchos vecinos, hay que añadir-, el movimiento de protesta en torno al proyecto colocó inicialmente en el mismo bando a la business friendly Convergencia i Unió (CiU), entonces en la oposición en el Ajuntament, a algunos vecinos y vecinas propietarios de la zona afectada (algunos con varias viviendas en propiedad), y a colectivos políticos de la izquierda independentista de aquellos años, los cuales hacían una crítica más ideológica que práctica a las actuaciones propuestas. Todo esto en una ciudad que presumía de un modelo de gestión urbana democrático y participativo.

Sin embargo, este tipo de coaliciones momentáneas y peculiares, lejos de ser una anomalía en la historia de los movimientos sociales, forman parte de su cotidianeidad. De hecho, hace pocas semanas hemos asistido a una de ellas y precisamente también en el Poblenou: la Plataforma Salvem la Repla. Hay que recordar que esta Plataforma nació con el fin de detener la pretensión inicial del Arzobispado de Barcelona de construir, en los terrenos de la actual parroquia de Sant Bernat Calbó, un monasterio gestionado por la congregación francesa de Las Hermanitas del Cordero. El monasterio, que debido a las características propias de su emplazamiento no contaría con un tamaño excesivo y respetaría la arquitectura del entorno, constaría de una residencia privada para las monjas, una capilla abierta al público y un espacio polivalente. Desde que las noticias sobre la construcción del monasterio aparecieron, el proyecto estuvo acompañado de gran número de rumores y ciertos malentendidos. Historias sobre la instalación de un comedor social para atender a sin techo, la hipotética construcción de un gran campanario, etc. nos conducirían a clasificar algunas de las reticencias al monasterio dentro del rango de las conocidas como Not In My BackYard (NIMBY).  Con este término anglosajón, traducido al catalán por Sí, però no aquí, se enclavarían aquellas reacciones que se producen como respuesta a los supuestos riesgos que presentarían algunas de las actividades que se producirían en entornos inmediatos, siendo percibidas como perjudiciales o peligrosas, aunque sin oponerse a ellas y entendiendo su necesidad. Sin embargo, esto no quita que otras posiciones contrarias a la instalación del monasterio provengan de sectores más ideologizados y opuestos a la Iglesia como institución.

Con esta variedad de posiciones la Plataforma Salvem la Repla conjuró entre sus filas a tenderos y comerciantes que veían que un monasterio –con comedor social o sin él- iría en contra de sus intereses más directos, a vecinos y vecinas del Poblenou que preferirían que se ampliara la actual Plaza y se colocara en ella equipamientos infantiles, a empresarios ávidos de aprovechar un futurible nuevo espacio urbano en el contexto de terciarización que vive el barrio, a grupos que optaban por la construcción de algún servicio municipal, a colectivos cuyos valores y principios políticos les colocaban automáticamente en el bando de los contrarios a la construcción del edificio eclesiástico y al Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), entre otros. Finalmente, debido tanto a las presiones vecinales como a las características propias del proyecto y su ubicación, el Arzobispado de Barcelona optó por no construir el monasterio en este emplazamiento y trasladarlo a otro lugar aún no decidido.

Vemos así como esta promiscuidad en los movimientos sociales no es tan rara ni tan infrecuente como nos podría parecer. El caso de Salvem la Repla también podría hacernos reflexionar sobre el carácter supuestamente progresista de estos movimientos, mostrando que determinados grupos sociales, aun dentro de alianzas bastardas, son de corte conservador y miran más por sus propios intereses que por los de la colectividad. Además, siempre nos quedará la duda de si el monasterio podría haber sido un aliado inesperado contra el proceso de gentrificación acelerada que vive el barrio.

Para acabar me gustaría volver a  Marx, Groucho, y a la conocida respuesta que dio a la frase que da nombre a este artículo cuando señaló que lo que crea extraños compañeros de cama no es tanto la política –o los movimientos sociales- sino, precisamente, algunos matrimonios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología Urbana y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s