Cuatro preguntas y una certeza sobre la “superilla”

Fuente: Propia

Fuente: Propia

Vaya por delante que, bajo mi punto de vista, toda iniciativa encaminada a eliminar (atención al entrecomillado) la “dictadura del coche” de nuestras ciudades debería ser siempre bienvenida. El fomento indiscriminado e interesado del uso y la posesión de un vehículo privado de carácter familiar no solo ha determinado el diseño pasado, presente y futuro de la casi totalidad de las urbes del planeta, sino que forma parte inseparable de una forma de entender nuestra  propia vida, así como la manera en que nos relacionamos unos con otros.

De este modo, y aunque fuera solo por esto, la iniciativa del Ajuntament de Barcelona de poner en marcha un conjunto de “superilles” en el entramado histórico de la ciudad, merece todo mi respecto y constituye una certeza. Ahora bien, dicho esto, un proyecto de estas características debe venir acompañado de una evaluación en profundidad y estar, además, abierto a todas las críticas posibles. Según hemos podido ver y leer en la prensa de los últimos días, tanto una como otra ya están en marcha, y desde el propio Consistorio se ha avanzado la posibilidad de realizar algunas modificaciones al diseño inicial. Sin embargo, a las consideraciones en torno a las faltas más inmediatas, habría que añadir algunas otras de más largo alcance y de, quizás, más difícil percepción. Es a esto a lo que intentaré dedicar las siguientes líneas en forma de preguntas.

1.- ¿Se ha tenido en cuenta, a la hora de tomar la decisión de la ubicación de esta primera “superilla”, que ésta se halla en un área considerada por el Pla Especial d’Urbanisme d’Allotjaments Turistics (PEUAT) como Ámbito de Transformación y, por tanto, de crecimiento potencial?

El PEUAT, pendiente de aprobación, establece que determinadas áreas, entre las que encontramos el poblenoví Distrito 22@, contarán con planes específicos de desarrollo debido a su singularidad. El establecimiento de un área completamente peatonal en esa misma zona puede elevar la presión por el suelo en dicho Distrito y atraer nuevos proyectos turísticos que agraven el proceso de turistificación que ya vive el barrio. A esto habría que sumarle el hecho de que algunas instalaciones y equipamientos culturales de carácter privado, como el Museu Can Framis, el cual se encuentra justo en el centro de la “superilla, verían incrementada su atracción, añadiendo, quizás, más leña al fuego y realizando una redistribución regresiva de los beneficios de la peatonaliazción. Sin duda, un avance en este sentido sería una modificación de la clasificación del área en el PEUAT.

2.- ¿Cómo se articulará la creación de la “superilla” con las obras de pacificación del tráfico que se están llevando a cabo en la calle Pere IV y el futuro bulevar?

En la línea con el punto anterior, la cercana y casi inmediata transformación parcial de la antigua carretera de Mataró en un bulevar -conectado con la Rambla del Poblenou-, puede hacer llegar el reguero de terrazas, bares y restaurantes hasta la orilla de la misma “superilla”. No hay que olvidar que la Ordenanza de Terrazas de la ciudad está en fase de ejecución y aplicación y que la citada Rambla ya vivió una jornada de block-out al inicio del verano en respuesta a dicha normativa. Sin duda, más allá de los iniciales 55 mil euros invertidos en la puesta en marcha de la “superilla” –algo que hace pensar en su carácter meramente experimental-, podría ser de interés estudiar las transformaciones urbanísticas, económicas y sociales que dicho proceso puede generar. Por ejemplo, no estaría de más estudiar la posibilidad de elaborar un Pla d’Usos específico, o figura similar, para la zona, evitando futuras distorsiones.

Fuente: Propia

Fuente: Propia

3.- ¿Han pensado las instituciones locales cómo es posible “animar” una parte de la ciudad donde no existen comercios de proximidad, equipamientos colectivos, alta densidad de vecinos y vecinas u otros elementos que son los llamados a dar vida a las calles y las plazas?

Entre los elementos que constituyen el plan inicial de la “superilla” está contar con un colectivo de estudiantes y arquitectos que, atención, “evaluarán las posibilidades del nuevo entramado urbano” y para el que proponen una zona de recreo, con canchas temporales de fútbol y baloncesto, y un arenero, también temporal, para los más pequeños. Una vez más, pero sin duda no la última, nos encontramos ante la ilusión naif de intentar modelar lo urbano a través de la arquitectura y el urbanismo. Esto es, conformar y crear, desde la intervención urbanística, vida urbana desde la nada, algo a lo que Henri Lefebvre denominada espacio concebido y el primer Manuel Castells, pura ideología. Quizás habría que pensar en impulsar y fomentar en el área una zona mixta, donde sea posible la existencia de vivienda asequible junto a patrones de actividad comercial y la zona de negocios existente actualmente.

4.- ¿Por qué, tras meses de reuniones, intervenciones en comisiones y procesos participativos ya iniciados bajo el Gobierno municipal anterior, el Ajuntament de Barcelona en comú decide la inauguración de la “superilla” tras el verano y sin informar correctamente al entramado asociativo vecinal de la zona?

El nuevo equipo municipal llegó al poder enarbolando un programa y unos modos nuevos, participativos, abiertos, democráticos y populares. Sin embargo, y la “superilla” no es el primer ejemplo, algunas iniciativas municipales emprendidas en este primer año de gobierno parecen estar pensadas más para lograr golpes de efecto, que para solucionar algunos de los problemas reales de la ciudad. Una gran parte de los vecinos y vecinas de Barcelona no dudan de la buena voluntad de los comunes, y así se lo han demostrado una y otra vez en las urnas, sin embargo, en determinadas ocasiones sus iniciativas parecen invertir aquella soflama de “posar un peu a les institucions i mil als carrers” de forma que cierto espíritu tecnocrático parece haberse apoderado de los nuevos, y no tan nuevos, políticos. A la descapitalización parcial que han sufrido los movimientos sociales de la ciudad con el paso de sus miembros a las instancias municipales, parece haberle seguido un ánimo “ilustrado” por parte de estos, de forma que es posible hacer política para la gente, pero sin la gente. La Associació de Veïns i Veïnes del Poblenou ha publicado recientemente una carta en este sentido, algo que debería hacer pensar a los comunes antes de incidir en el esta misma línea de actuación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología Urbana y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Cuatro preguntas y una certeza sobre la “superilla”

  1. Giuseppe Sharder dijo:

    Lefebvre est français. Por tanto, “Henri”.

  2. Ramón dijo:

    Antes de empezar un prouecto tan bicioso como las superilles , creo q se deben adecuar al paso peatonal o el disfrute de la gente algunas vias, plazas i espacios públicos en desuso que hay en el barrio ; carrer Taulat desde C/ Bilbao a Rambla Poblenou , plaça Sant Bernat Calbó, carrer Joncar , casc antic de Poblenou, principi de Roc Boronat , coctxeres de derrera cementiri,etc etc …
    Además el tema medioambiental i de transporte publico en superficie no se ha valorado lo suficiente y se ha desplazado demasiado lejos de muchos usuarios …… en fin,as de lo mismo y las cosas siguen sin ser transparentes y con poca informacion al conjunto de la ciudadanía, cuando alguma decisión política afecta a una parte importante de un barrio se le ja de.preguntar ……… Hay políticos que se llenan la boca de procesos participativos !!!
    Donde estan ????
    No los veo por ninguna parte i vale hacer trampas ….. q nos conocemos!
    Un proceso una votacion en la calle como debe ser .
    La zona afectada debe votar i decidir mo os parece ???
    Superilla al Poblenou ? Per que jo a Sant Gervasi ?
    Gracies per la vostra paciencia ….
    La democracia emana de la gent a peu de carrer !!! No màs trampas por favor que no somos tontos ….jeje

    • El Antropólogo Perplejo dijo:

      Exacte Ramón, aquestes consideracions em semblen de ho més adients… G`raices per llegir i seguir el blog.

  3. Barceloniense dijo:

    Muy bien expuesto. Verdaderamente esto se ha hecho desde los despachos, mirando planos pero sin pisar el terreno, conocer el barrio o preocuparse en hablar ANTES con los vecinos y afectados. Es un experimento de una serie de escuelas de arquitectura, mayoritariamente privadas, lideradas por la Universitat Internacional de Catalunya (privada, humanista y cristiana).
    Nos han hecho volver a los tiempos de los hechos consumados, con soberbia y elitismo, despreciando a los habitantes de la zona, más propio del despotismo ilustrado.
    A ver qué pasa a partir del día 22, cuando acabe el “experimento”.

  4. Anónimo dijo:

    De la manera que yo lo tengo entendido, esto, como bien dice el hashtag, es un proyecto “piloto” a partir del cual se debe discutir y debatir lo que ha pasado. No es cierto que sea una decisión tomada este verano. En la experiencia se han involucrado centenares (más de 200, creo) estudiantes de arquitectura desarrollando proyectos. Unos seran buenos, otros seran malos, e incluso malísimos, si se quiere. Pero todo ese potencial académico no se aglutina en 2 meses ni en 3. No voy a discutir las muchas críticas que pueda suscitar la experiencia. Probablemente estaría de acuerdo en, lo menos, el 80% de lo que se pueda criticar,… sin duda. Pero que pasen cosas, que la gente se cabree y se implique para que la vida ciudadana sea mejor, me parece lo mejor que podría pasar. Por favor, cabreémonos, pero con un espíritu positivo. La iniciativa en sí no es cabreante. Al contrario, es tremendamente positiva porque nos aboca a expresar lo que nos cabrea.

    • El Antropólogo Perplejo dijo:

      Hola. Perdona, pero la conunicación de llevar adelante la acción sí se produce en verano. Solo tienes que leer el comunicado de la AVV del Poblenou. Por otro lado, no he entrado para nada en el papel de los estudiantes de arquitectura, y eso que da para hacer una crítica centrada en el hecho de que siempre se piensa en los arquitectos, sean estudiantes o no, para hacer política sobre la ciudad y eso tiene unas consecuencias claras. Los arquitectos son profesionales que trabajan sobre una realidad física y desde una realidad física, pero las ciudades son algo más que eso. Las calles y las plazas están llenas de gente y la forma de pensar de los arquitectos -solo has de ver su plan de estudios- está centrada en plasmar sobre el papel las ideas que manejan. La realidad social siempre será mucho más compleja que cualquier bosquejo mental por muy elaborado que esté. La gente busca, a la vez, seguridad y libertad, por ejemplo, cuando está en las calles y eso no se puede reducir a un plano. Hay miles de ejemplos de proyectos arquitectónicos y urbanísticos que no han funcionado simplemente porque ignoran la base sobre la que han de ser implementados: la gente. Estos estudiantes de arquitectura sin duda tienen magníficas intenciones e ideas, pero el “espacio” no se construye por la proyección de las ideas, sino por la acción social colectiva. Por otro lado, creo que he comenzado el texto hablando de una certeza, y esta es que estoy convencido de que hay que avanzar en este sentido, la peatonalización de las ciudades, por eso he planteado mis dudas en forma de preguntas y a cada una de ellas he propuesto una posible solución o alternativa. Gracias por leer mi blog. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s