Demiurgos sobre Glòries. De qué hablamos cuando hablamos de intervenciones urbanísticas

Fuente: Propia

Fuente: Propia

Este artículo fue publicado, en una versión en catalán, en poblenou.org

Demiurgos sobre Glòries. De qué hablamos cuando hablamos de intervenciones urbanísticas.

A principios del pasado año, una nota aparecida en una de las cabeceras mediáticas más conocidas e influyentes de la ciudad de Barcelona, recogía parte de un discurso pronunciado por el Regidor de Cultura del Ajuntament, Jaume Ciurana, en referencia a la Plaça de les Glòries. Las declaraciones realizadas por el político nacionalista se producían con ocasión de la presentación en público del que sería el enésimo, aunque no último, equipamiento cultural de la ciudad: el Museu del Disseny. En él, Ciurana señalaba que entre los objetivos del nuevo Museu se encontraba la consolidación de un ‘pool’ cultural (ya sabemos el apego que tienen nuestros políticos a usar anglicismos poco inteligibles para el común de los mortales) en torno a Glòries donde también aparecían l’Auditori de Barcelona, el Teatre Nacional de Catalunya (TNT) y, atención, el nuevo Mercat dels Encants.

Todo aquel que haya conocido el Mercat antes de su traslado a donde antiguamente se encontraba el Bosquet dels Escants, no puede dejar de sorprenderse de que aquella antigua maraña de vendedores y compradores, con su informalidad, sus muebles y enseres en medio de las estrechas callejuelas, sus gritos y sus charlas entre cervezas y cafés, en definitiva, aquel espacio lleno de vida, se pudiera convertir en un referente cultural y turístico de Barcelona y, menos aun, en un elemento de algo denominado ‘pool’ cultural.

La idea de transformar les Glòries no se limita únicamente a su remodelación urbanística –sin atacar en ningún momento la especulación y consecuente apropiación de las plusvalías por parte del capital privado a través de la recalificación del suelo- sino también a eliminar, o al menos transmutar, esa vida. Solo hace falta remontarse unos años atrás para encontrar nuevas evidencias de que lo que verdaderamente persiguen estas intervenciones, no sin cierta prepotencia, es avanzar hacia otro tipo de ciudad, quizás una “Ciudad Muerta”.

Sin ir más lejos, durante la presentación de l’Auditori de Barcelona, Rafael Moneo -que en un principio intentó disputar el liderazgo arquitectónico catalán a Oriol Bohigas y, tras su fracaso, pasó a proyectarse internacionalmente para desgracia de algunos- señaló que la obra perseguía “rematar el ensanche” mediante un edificio que alcanzase su máximo esplendor “no el día de su inauguración (que se retrasó algunos años) sino varios años después, cuando su entorno sea digno de merecerlo”. Por aquel entonces, a finales de la década de los 80, dicho entorno indigno era el actual Fort Pienc, un barrio popular y obrero que tenía la suerte, o la desgracia, de poseer grandes terrenos propiedad de RENFE; terrenos que serían liberados posteriormente por las obras realizadas para transformar la ciudad de cara a los Juegos Olímpicos del 92. Un nuevo ejemplo de ello lo encontramos unos años más tarde, cuando Ricard Bofill padre, encargado por la Generalitat de levantar el TNT, hacía hincapié sobre la degradación que vivía el contexto urbano donde se asentaría el proyectado Teatre. Se trata de “un paisaje muy suburbial y poco configurado”, señalaba el arquitecto, añadiendo, “el TNT es un edificio público y debe mandar sobre el entorno”.

Vemos pues como la intención demiúrgica de la arquitectura, de la mano siempre de políticos ávidos de renombre, así como del capital inmobiliario y turístico, no es otra que la de, mediante proyectos y obras planeadas en la soledad de sus renombrados despachos, intervenir en los entornos urbanos con la pueril intención de modificar comportamientos.

La Plaça de les Glòries Catalanes aparecía en los planes de Cerdà como un elemento central de la Barcelona moderna e igualitaria proyectada para finales del siglo XIX. Olvidada durante años en el cajón de algún despacho del Ajuntament, fue el Reino del coche –otro de los ejemplos del sometimiento de la ciudad al albur de las infraestructuras viarias y de los vehículos privados y los intereses económico-empresariales a él ligados-, pero también objeto de interesantes procesos sociales, de vida urbana, que ponían en entredicho la capacidad conductivista de las intervenciones urbanísticas. No podemos por menos recordar que durante años, en el centro del antiguo nudo viario de les Glòries, la población migrante llegada a Barcelona, sobre todo de Bolivia y Ecuador, llevó a cabo verdaderos torneos de fútbol internacional en un claro ejemplo de apropiación del espacio bajo valores de uso. O que el Bosquet dels Encants era un conocido punto de encuentro de la comunidad homosexual de la ciudad. Ambas actividades, inherentes a cualquier forma de vida urbana, fueron eliminadas por unas autoridades empeñadas, por otro lado, en aprovechar cada palmo del espacio de Barcelona bajo opuestos parámetros de valor de cambio.

De esta manera, el nuevo Museu del Disseny –rebautizado así una vez olvidado el menos eufónico nombre de HUB Disseny Barcelona- no viene tanto a completar un ‘pool’, como nos señalara el Concejal, como a modificar el contexto sobre el que se asientan dichas obras. A transformar las calles y las plazas de espacios de uso a espacios de consumo alineados con el modelo de ciudad neoliberal que nos ampara, arrastrando tras de sí la vida urbana y todos aquellos y aquellas que la manifiestan cada día: los vecinos y vecinas del Poblenou, del Clot, de la Sagrada Familia, de Fort Pienc, etc. La intención del Museu del Disseny, más que albergar vida, es, decididamente, hacer un objeto de ella.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología Urbana y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s