Europa era esto. Comunicado sobre la situación de los refugiados en la frontera entre Grecia y Macedonia

Versión en castellano del comunicado emitido por el Ateneu la Flor de Maig el pasado 15/03/2016. La situación que lo provocó continua plenamente vigente.

Europa era esto. Comunicado sobre la situación de los refugiados en la frontera entre Grecia y Macedonia

Afortunadamente, a la hora de escribir el presente comunicado, nuestra compañera del Ateneu Popular la Flor de Maig, Mar Redondo, así como otros cooperantes, activistas y periodistas, han sido puestos en libertad. El saldo de su incursión a través de la frontera con Macedonia en apoyo de una columna de cientos de refugiados que, huyendo de una situación infrahumana, trataban de continuar camino hacia su ansiada Europa, ha finalizado únicamente con una noche de frío e insomnio. Así lo ha anunciado ella misma a través de su página en Facebook. Sin embargo, y como la propia Mar señala, no han corrido la misma suerte los protagonistas reales de esta historia, unos refugiados que continúan bajo el frío y la lluvia luchando, a estas alturas, simplemente por sobrevivir.

Las cifras son simplemente asombrosas. Más de 1.830.000 personas han cruzado en los últimos dos años las fronteras exteriores de la Unión. De ellas, los distintos Estados han acordado reubicar en torno a 160.000, mientras que el Gobierno de Rajoy se ha comprometido a acoger únicamente 18.000 de ellas. Mientras, el Libano, un pequeño país de solo 4.200.000 habitantes, lleva acogidas a estas alturas más de 600.000 personas, y solo unos 16.000 de ellos se encuentran en campos de refugiados, el resto se hallan en casas de familiares, centros sociales, mezquitas, redes de solidaridad informales, etc.

Europa era esto. Las grandes soflamas de la Ilustración, las altisonantes Declaraciones Universales, los Tratados internacionales, los Premios Nobel eran simplemente esto. Un continente frío, sin capacidad de empatía ni conmiseración. Asumámoslo, Europa es un solo un gran Mercado, sin ambages, una plaza donde los Derechos Humanos son sencilla moneda de cambio, tal y como lo ha demostrado el reciente acuerdo con Turquía. Un continente que no solo ha olvidado a sus hijas e hijos -los desahuciados, los que perdieron su trabajo, los que buscan entre los restos y basuras algo que llevarse a la boca, los que malviven vendiendo baratijas en las calles, etc.- sino que también pretende mirar hacia otro lado con aquellas y aquellos que se acercan a sus fronteras en busca de protección y donde algunos de sus socios, como el Estado español, desarrolla el papel de triste comparsa.

Como bien recordaba Mar, la única razón posible para explicar la voluntad férrea de los refugiados es que, pese a tratarse de un camino sin futuro, Europa es la única esperanza que tienen. Así, desde el Ateneu Popular la Flor de Maig no queremos dejar pasar la ocasión de denunciar que Europa era esto, una fortaleza capitalista que aboca, a los refugiados y refugiadas que huyen de conflictos armados, pero también de situaciones de pobreza y explotación, así como a sus hijas e hijos, a una vida sin futuro.

Poblenou, 15 de marzo de 2016

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Activismo, Denuncia y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s