La Festa de la Cooperació 1932

Fuente: Propia

Fuente: Propia

Tras el nacimiento de la primera cooperativa de consumo, aquella puesta en marcha por los llamados pioneros de Rochdale, en 1844, el movimiento cooperativista se expandió rápidamente por aquellas zonas del mundo que vivían un fuerte proceso de industrialización.

En 1895, las distintas cooperativas existentes llegan a la conclusión de la necesidad de constituir lazos entre las mismas, así como de establecer unos principios generales que organicen el movimiento a nivel internacional. Es así como nace la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), con sede inicial en Londres y, posteriormente, en Ginebra.

A finales del siglo XIX existían en Catalunya numerosas cooperativas aisladas, la mayoría de consumo, aunque también de producción y agrarias. La necesidad de aglutinarse para aprovechar a fondo la expansión del movimiento, lleva a que, el día 20 de noviembre de 1898, se reunieran en Badalona, en el edificio social de la cooperativa La Bienhechora, representantes de 37 de estas sociedades. En esta sesión se tomaron algunas decisiones que resultarían posteriormente trascendentales para el movimiento cooperativista del territorio, como la creación de un Comité Regional propio de las Sociedades Cooperativas catalanas (posterior Federación) que tendrá, como principal objetivo, el celebrar el Primer Congreso Regional de Cooperativas de Catalunya y Baleares, o la puesta en marcha de una publicación que se convirtiera en el principal órgano defensor de los derechos y difusor de las aspiraciones de las cooperativas catalanas. Ambas decisiones suponen un relevante indicador de la pujanza del movimiento cooperativo en Catalunya.

12109259_1111859352177283_7459461363330984856_nVeinticinco años después, en 1923, una Federación de Cooperativas de Catalunya se adhiere a la ACI y, ese mismo año, se celebra la primera Diada Internacional de la Cooperación.

La Flor de Maig llegó a ser una de las cooperativas más potentes de Cataluya, y este año 2015 celebra, precisamente, el 125 aniversario de su creación. Entre las actividades planteadas y llevadas a cabo ha habido cercavilas, charlas y una exposición que recoge los momentos más importantes de su historia. A lo largo de las tareas de organización del aniversario, en casa de una antigua trabajadora de la cooperativa la Flor de Maig, ha aparecido una banda que celebra, precisamente, la Diada de la Cooperació del año 1932. Parece ser que dicha banda fue empleada en las caramelles de aquel año.

Justo 84 años después, en 2014, la Diada de la Cooperació volvía a la Flor de Maig. El contexto social, económico y político es muy distinto, pero esto no quita que quizás el movimiento cooperativo tiene un gran futuro por delante.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología Urbana, Cooperativismo y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s