Superman y Batman desde la antropología urbana (2/2)

Batman es, simplemente, otra cosa. Su atroz pasado -el asesinato de sus padres justo ante sus ojos- es lo que lo lleva, ya de adulto, a dedicar su vida a combatir la criminalidad -sea eso lo que sea- de Gotham. El origen más popular de este superhéroe sin poderes es, precisamente, un trauma infantil sumado a un deseo de venganza contra una parte de su propia ciudad, contra una parte de lo urbano.

A diferencia de Metrópolis, Gotham es una ciudad siniestra, incontrolable, como lo son todas las ciudades. De hecho, su propio hombre “Gotham City”, no es más que una derivación de Goddamn City o, lo que es lo mismo, la Ciudad Maldita, apelativo con el que hace décadas era conocido Nueva York. El paso de Gotham City a Ciudad Gótica se lo debemos, en el Estado español, a los dobladores latinos de la conocida serie de TV de los 60s.

Batman es el arquetipo de héroe urbano. Su nacimiento se produce por y en la ciudad. Tal y como he señalado con anterioridad, los personajes de los cómics, como tantos otros referentes, evolucionan y cambian, llegando a tener tantas aristas como la imaginación de sus guionistas (imperdible la serie Batman y Drácula, (1994), donde éste es un vampiro). Sin embargo, si algo se ha mantenido más o menos constante en la imagen de Batman es, sin duda, la personalidad atormentada y la flexibilidad moral de Bruce Wayne. Aquí no tenemos a un héroe inquebrantable, de fuertes valores y honestidad sin fin, sino, precisamente, a un simple hombre, con todo lo que ello implica. Si Superman representaba la imagen de la saludable América rural del imaginario estadounidense, Batman es su reverso tenebroso: un oscuro personaje de ciudad. Es más, de LA CIUDAD, es decir, Gotham/Nueva York.

Sin duda, una de las grandes diferencias entre Batman y Superman es que el segundo mantiene una cierta inocencia, una confianza cándida en el ser humano. Para Superman, los hombres y las mujeres son como eternos niños y niñas a los que hay que proteger de ellos mismos. Estaríamos, así, ante una versión actualizada del pensamiento ilustrado reflejado en obras como el Emilio de Rosseau. Por su parte, Batman conoce perfectamente la bajeza moral y las capacidades destructivas de sus conciudadanos. Él las ha sufrido en sus carnes, pero también las ha practicado. Sabedor de que no hay salvación posible para Gotham, deja en manos de la policía de la ciudad el famoso reflector que lo avisa de nuevos peligros.

Batman, además, es un hijo del pensamiento funcionalista que inunda Estados Unidos. Su país es un gran país, originado en una revolución contra un Imperio europeo y cuyos cimientos, establecidos tan certeramente por los Padres Fundadores, se encuentran fundamentados en la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Si algo no funciona, si Gotham no funciona, es porque algunas de sus partes no están actuando correctamente, solo es cuestión de detectar el fallo y solventarlo, como si de un mecanismo se trata. Así, la lucha de Batman es como la corrupción o la mafia. Sin embargo, el sistema es intrínsecamente bueno y permite, con esfuerzo y voluntad, alcanzar las promesas de los fundadores. No hay una pizca de crítica al sistema imperante en sí: el capitalismo.

A esto se une una fe inmensa en el progreso científico y la tecnología. En esta cuestión, Batman también es similar a otros tantos superhéroes -sobre todo de la casa Marvel-, casi todos científicos e hijos del espíritu y las esperanzas de los Golden Thirties. Su solución a los problemas de Gotham pasan, muchas veces, por una solución tecnológica, a lo Smart City. A modo de ejemplo, en la primera de las películas de Chris Nolan (Batman Begins) se hace referencia a como, desde la iniciativa privada  -encarnada en el propio padre de Bruce Wayne- se intentó poner freno a la crisis económica que vivía la ciudad mediante la construcción de un moderno monorrail. Una crisis que, irónicamente, acabó con su vida.

Se trata, en definitiva, de dos personajes distintos en su aproximación a la ciudad pero iguales en la constatación y la proyección del sistema cultural y social norteamericano. Habrá que esperar a la proxima peli de Zack Snyder, Batman vs. Superman, para ver como se enfrentan, también, en la ficción.

PS1: En la serie de cómics de Warren Ellis y Bryan Hitch, The Authorirty, existe incluso un personaje, Jack Hawksmoor, denominado “el dios de las ciudadades”. Sus poderes provienen, precisamente, de las ciudades, y solo en ellas puede sobrevivir.

PS2: He encontrado en internet algunos textos que, desde la antropología urbana, hacen una aproximación más seria que la mía a Gotham y Metrópolis como ciudades donde transcurren las aventuras de Batman y Superman. Aquí las tenéis,

  • Para una etnografía urbana de los cómics. Imágenes de Gotham y Metrópolis, por Marina Cavalcante (pdf)
  • Web del Observatório de Histórias en Quadrinhos, con una entrada dedicada a la investigación anterior (aquí)
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología Urbana y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Superman y Batman desde la antropología urbana (2/2)

  1. Carolina dijo:

    Ciudad Gótica es una traducción excelente. Lo gótico es sinónimo de oscuridad, de un estilo con relaciones intrincadas y rebuscadas, que además se puede relacionar en lo literario con los relatos de misterio y terror. Ciudad Maldita sería mucho más evidente, una traducción más burda, en mi opinión, que remite a algo más arqueológico o mítico, no tan urbano.

  2. Dobbie Elfo dijo:

    Dejo un artículo con el mismo elemento, desarrollado por un antropólogo anarquista norteamericano ya algo famoso, David Graeber.

    http://palimpsestoanarquista.blogspot.com.co/2015/11/bane-para-christopher-nolan-es-david.html

    La imagen de Batman y Superman son fantásticas para analizar más que héoes y villanos, los mismos habitantes de sus ciudades y la nulidad de sus presencias.

  3. Pingback: Around the Web Digest: Week of August 23 | Savage Minds

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s