La apropiación de los símbolos de Andalucía. Reflexiones en torno a las próximas elecciones en Andalucía (II)

Es imposible vivir en la Catalunya contemporánea y escapar del debate en torno al derecho a decidir, su relación política con el resto del Estado y con Europa, la especificidad de su lengua y su cultura, etc. Pretender entender la complejidad del procés desde fuera de sus fronteras, desde un despacho en Sevilla o una tertulia en Madrid, se me aparece como una quimera. Hace ya tiempo que puse en orden mi cabeza y mi alma en relación con este tema y, aunque sé que haré muchos amigos y no pocos enemigos, no puedo, por más que lo intento, dejar de simpatizar con un acontecimiento histórico que llena de esperanzas a muchos y de desazón a otros.

La realidad de un emigrante andaluz como yo, a comienzos ya de la segunda década del siglo XXI, no tiene nada que ver, por suerte o por desgracia, con la que muchos de mis paisanos vivieron ya hace décadas. Es más, aquellas decenas de miles de personas que tuvieron que abandonar su tierra natal para buscarse la vida en Catalunya, así como sus hijos o sus nietos, ya no son los andaluces de la emigración sino, más bien, unos nuevos catalanes que han contribuido con sus mochilas a imprimir una huella indeleble sobre lo catalán. Esto lo tienen que entender en Andalucía, aunque también aquí.

Esta asunción de su identidad como algo real y propio no impide, por otro lado, a los catalanes intentar comprender y conocer cómo viven su realidad los otros pueblos que habitan el Estado. Es así que me he encontrado, en más de una ocasión, con preguntas como: “Oye, y siendo Andalucía una realidad tan potente, con un carácter tan específico, ¿cómo es que no existe una partido nacionalista fuerte que lo represente?” En mis cinco años aquí he reflexionado mucho sobre este aspecto y creo haber llegado a una conclusión: el hecho de que sí existe esta representación, esta reclamación del hecho identitario andaluz, de sus símbolos y sus valores, de su nombre y condición, solo que no está representada por ningún partido nacionalista, ni regionalista, sino por el partido en el poder desde hace más de 30 años, el PSOE. Hace tiempo escuché una anécdota en este sentido que creo explica bastante bien la apropiación que han sufrido los símbolos de Andalucía por parte del partido socialista. A principios de los años 80s, el Partido Socialista Andaluz – Partido Andalucista (PSA-PA), encabezado por el inefable Alejandro Rojas Marcos, llegó a tener 5 escaños en el Congreso de los Diputados. Cuentan que, en una ocasión, éste mantuvo una conversación con Alfonso Guerra en los pasillos del parlamento. El PSOE, junto a otros grupos políticos, estaba planificando una reinterpretación de la Constitución que permitiera considerar a Andalucía como una Comunidad Histórica más -junto a Euskadi, Catalunya y Galicia- en base a los mecanismos previstos en el artículo 151 de la misma. La idea era usar la movilización andaluza, y el poder andaluz, para alcanzar el Gobierno central en las siguientes elecciones. Pues bien, en esta conversación, Alfonso Guerra le dijo a Alejandro Rojas Marcos que, para cada vez que ellos mencionaran la palabra “Andalucía”, el PSOE la mencionaría diez veces. Lo que, con la diferencia de Diputados (121 frente a 5), el incipiente apoyo de los medios y los recursos con los que contaba el PSOE, supondría una repercusión infinitamente superior a la que pudieran alcanzar el Partido Andalucista en solitario. Es así como empieza la apropiación, por parte del PSOE, de los símbolos de Andalucía. Desde la figura de Blas Infante a la bandera pasando por el himno, por no hablar de la identificación de lo andaluz con lo español, otra forma de expropiación.

Por eso ahora, cuando ahora escucho a Susana Díaz decir cosas como “(En el PP) tienen miedo a la que será en una semana la victoria de Andalucía y la derrota de Rajoy”, no puedo hacer otra cosa que interpretar literalmente la expresión. El PSOE en Andalucía no defiende los intereses de los andaluces, sino que se apropia de lo más valioso que tienen los andaluces, su identidad, para intentar derrotar políticamente al mayor adversario de su partido en su lucha por el Gobierno en Madrid, Mariano Rajoy. Y en estas llevamos más de 30 años.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La apropiación de los símbolos de Andalucía. Reflexiones en torno a las próximas elecciones en Andalucía (II)

  1. Bienve dijo:

    A la identidad andaluza le pasa como a la bandera española, lleva tantos años en manos de los mismos que acabas renegando de ella. Los que rondamos los 40 y nos hemos criado en la pública hemos sido de los primeros en vivir la educación andalucista y sin embargo da un poco de vergüenza ajena la celebración del 28F.
    No solo pasa con la identidad, estamos en un punto en el quehay una asimilación de adiministración pública=PSOE, lo que ha provocado una desafección importante hacia todo lo público…y es una pena.
    Espero que el domingo sea el comienzo de algo diferente

  2. Hay que ir visualizando la desaparición identitaria, perdón eso es hablar de globalización, para algo está la antropología para localizar las identidades apropiadas por los partidos políticos. ;)

    • El Antropólogo Perplejo dijo:

      Uy! Al revés, la globalización está haciendo reaparecer las identidades

      • Joper, suspenso que estoy. Yo pensaba que la globalización pretende que todas las personas vayan hacia un mismo camino, esto del mundo globalizado, la desaparición de las fronteras, el libre movimiento de capital económico y humano, los mismos sistemas de gobierno en los Estados-Naciones, pero claro hablar de globalización es hablar de algo irreal que no existe ¿no? Ya que a la vista está que las identidades siguen su curso y se seguirán apareciendo nuevas…

      • El Antropólogo Perplejo dijo:

        Mezclas demasiadas cosas. Pero en relación al tema de las identidades y la globalización, tendrías miles de ejemplos, desde las religiones new age, al auge de del ISIS. Todo es no se puede explicar sin eso que denominas globalización.

      • Tengo un “mezclum” que a ver si me aclaro jeje gracias ahora con el ejemplo del ISIS lo entiendo mejor. Aún no he dado Antropología de la Religión ;) jejeje un saludo Antopólogo Perplejo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s