El inminente salto a la modernidad. Reflexiones en torno a las próximas elecciones en Andalucía (I)

Fuente: jantoniofloresvera.blogspot.com

Fuente: jantoniofloresvera.blogspot.com

Vaya por delante que, si estuviera en Andalucía, votaría a Antonio Maillo y los suyos. Pero como no estoy, no puedo, como tampoco puedo, porque se parecen a los primeros como un pan a unas tortas, votar a sus “homólogos” catalanes.

Una vez dicho esto, como andaluz he de decir que, desde que tengo uso de razón, nos están modernizando. Es más, a mis cuarenta años tengo grabada en la memoria expresiones que, o bien porque las escuché de pequeño, o bien porque las he leído de mayor, nos presentaban una Andalucía atrasada y subdesarrollada que necesitaba del impulso y del progreso que nos traería la modernización encarnada por las políticas del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y la Junta de Andalucía. Claro, dado el valor simbólico de tal expresión y viniendo de un pasado reciente de dictadura y represión, ¿quién no querría modernizarse? El relato de la modernización ha sufrido cambios en su piel, aunque no en sus huesos. Cambios que han sido básicamente de tonos y matices del relato, del discurso, pero que ocultan bajo el mismo la cantinela de siempre de la necesidad de salir de una situación previa no deseada.

Así, por ejemplo, hemos pasado de perseguir ser la California de Europa, por el tema de las naranjas y tal, se entiende, a la Florida de Europa, por los jubilados que vienen a Andalucía a pasar sus retiros dorados, el turismo termal, el sol y las playas, etc. Por el camino sufrimos, y no precisamente en este orden, una primera modernización con el comienzo de la autonomía, la que nos permitió dar el primer paso en el camino de salida de nuestra consuetudinaria situación de miseria y pobreza; una segunda modernización, en plena ola de las nuevas tecnologías, internet, la sociedad del conocimiento, etc., a principios de siglo XXI, llevados por las corrientes milenaristas; una modernización emprendedora, en el sentido de que todo andaluz llevaba un empresario dentro, a galope de unos Fondos Europeos menguantes, etc.

Así, si queremos analizar el papel del PSOE-A durante estos más de 30 años de Gobierno de la Junta, sin duda no podemos dejar pasar la oportunidad de estudiar este discurso de la modernización. Una modernización sui generis, claro, como explica la siguiente anécdota. Durante mi trabajo como profesional del desarrollo rural en Andalucía tuve la suerte de conocer a gente muy buena y comprometida con su ámbito profesional, político, etc., aunque también, todo lo contrario, lo peor de lo peor de cualquier sector de actuación. Una de las primeras, me relató hace años como, para dotar de una mejor y mayor capacidad de intervención al área de la administración andaluza encargada de la modernización de la industria agroalimentaria (de nuevo la modernización), le había planteado al político de turno al cargo, transformar una Dirección General de una Consejería en un Instituto, pues así pensaba podían gozar de mayor autonomía y capacidad de respuesta en la implementación de las políticas. La respuesta del mismo fue, más o menos, la siguiente: “Oiga usted, esto de los Institutos es para las mujeres y los maricones, (en alusión al Instituto Andaluz de la Mujer o el Instituto del Medio Ambiente, ya extinto), para las cosas serias, lo mejor es una Dirección General”. Y claro, con este nivel es normal que las distintas modernizaciones encadenadas hayan tenido los resultados que han tenido.

Pues bien, parece que el efecto no ha sido el esperado (niveles de paro, según la EPA del último trimestre de 2014, del 34% en general y del 59% para menores de 25 años, y una calidad menguante de lo que queda del Estado del Bienestar), quizás sea hora de dejar el paso a otros para que tomen las riendas. Sin embargo, tengo mis dudas de si quien se aparece en el horizonte como la apuesta renovada de la política andaluza, los siempre mediáticos Podemos, será capaz de darle el giro que tanto necesita la política andaluza. Por el momento, declaraciones como “necesitamos modernizar la economía con un modelo basado en la alta productividad”, me recuerdan demasiado a las anteriores. De nuevo la necesidad de modernización. Quizá queda por ver si estos, u otros, plantearían las cosas de forma seria o no. Me da que el tiempo lo dirá.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s