Cuento con música de fondo

Siempre recuerdo la música. Mis llegadas a tu casa después de horas de avión, la persistente humedad de la ciudad envolviéndolo todo o la radio en los taxis de Barcelona, siempre estuvieron coronadas por esa melodía que provenía de tu dormitorio. Nunca recuerdo las canciones concretas, los grupos o los autores; no recuerdo ni qué color tenía el aparato, si era digital o si estaba de moda. Sólo recuerdo la música envolviéndonos.

Me encantaba llegar y que hubieras previsto todos los detalles: la comida servida en tu humilde mesa de madera, la botella de vino escarchada, el incienso prendido o la luz indirecta e íntima.  Esto me hacía sentir especial, único e importante. A veces tenías otros planes y sólo tu cama nos esperaba. Pero la música, ay, la música siempre estaba presente.

Entonces no le daba mucha importancia. A veces pensé que la usabas para tapar los pasos por los pasillos de tu compañera de piso. Otras, que simplemente eras una melómana, como lo soy yo. La mayoría sólo la disfrutaba y me dejaba llevar.

Recuerdo aquel día en que, rompiendo nuestra rutina de bienvenida, no estabas a mi llegada. Te habías retrasado porque estabais de huelga en la FNAC. Llamé al portero electrónico para que me abrieran, subí esas escaleras tan angostas que separan el cielo del suelo y, finalmente, tu compañera me abrió la puerta. Me dirigí a tu dormitorio, solté mis escasas pertenencias y me dispuse a esperar. Busqué en los anaqueles alguna lectura fácil con la que matar el tiempo o, mejor, poner algo de música que me hiciera sentir como en casa. Al no encontrar el equipo musical me dirigí cautelosamente a tu compañera preguntando por el mismo: “No sé de qué me hablas, no tenemos aparato de música en esta casa”. Fue en ese momento que entendí muchas cosas.

Esta entrada fue publicada en Cuentos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cuento con música de fondo

  1. Pingback: Cuento con música de fondo (Dedicado a los compañer@s en huelga de la FNAC-Triangle)

  2. xoanamerce dijo:

    A no ser que el amor sea una especie de droga que hace oir cosas como mùsica inexistente,yo no he entendido muy bien el texto.Pardon ne mua!Bon dia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s