Algo exótico y cercano. Neoliberalismo, partidos políticos e intereses inmobiliarios

Hace un par de meses elaboré un cuestionario muy simple, 7 preguntas, con el objeto de escribir un texto monográfico sobre aspectos tales como el derecho a la ciudad, los movimientos sociales o las formas y grados de participación en los slums de Bombay. El cuestionario se llevó a cabo en forma de entrevistas en 4 de los slums de la zona de Andheri East, y uno de los resultados más curiosos que ofreció fue el número y características de los partidos políticos y sindicatos que existen en estos contextos urbanos.

Comenzaré por los sindicatos, no porque tenga una mayor preferencia por ellos, sino porque acabaremos antes. Un solo sindicato, uno, con presencia en dos de los slums referenciados. Esto es aun más llamativo cuando estamos hablando de una población bastante numerosa. Sin embargo, creo que tiene una explicación sencilla. El hecho de que la mayoría de los trabajadores y trabajadores de estos enclaves no pertenezcan a grandes compañías ni a conglomerados industriales, digamos a la empresa fordista clásica, y que como tales permanezcan dentro de la economía informal (vendedores callejeros, zapateros, peluqueras, taxistas, conductores de rick shaw, etc.) aparece como la explicación más sencilla. Sí hay, quizás abundando en la explicación anterior, un sindicato de empleadas del hogar, aunque no desarrollan su labor en los slums, sino en aquellas localizaciones, barrios de clase media, alta, etc., donde llevan a cabo su trabajo ordinario.

Lo de los partidos políticos es ya otra cosa. En todos los slums hay una media de 4 o 5 partidos políticos de distintas tendencia. Son vistos, por parte de la población, más que como instrumentos de lucha social y política, como entidades que trabajan en su propio beneficio. Es frecuente encontrar descripciones de los partidos como “organizaciones que tienen su propia agenda y trabajan […] votando y ganando dinero con los programas de rehabilitación de los slums en colaboración con constructores y otras empresas”. Estos comentarios son más frecuentes en aquellos slums que se encuentran bajo alguna figura o programa de rehabilitación y/o reurbanización. Los límites sobre dónde acaba el partido y dónde comienzan las empresas, y sus intereses, se vuelven porosos. Aun así, también hay respuestas positivas que señalan a los partidos políticos como responsables del desarrollo de programas y actividades para jóvenes, etc.

No hay mucha más información destacable al respecto, aunque creo que nos podemos quedar con un par de elementos a resaltar: 1.- La ausencia notable de sindicatos debido, posiblemente, a la tipología de los empleos que ofrece Bombay, y 2.- La relación de los partidos políticos con los intereses urbanísticos de la ciudad.

Una vez escuché una definición sobre la antropología que venía a decir algo así: “Aquella ciencia que persigue mostrar los fenómenos exóticos como próximos, y los próximos como exóticos”. Así que, para finalizar, ¿no os suena todo lo anterior, dentro de la posible lejanía cultural y física de un país como la India, como muy cercano y cotidiano?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Algo exótico y cercano. Neoliberalismo, partidos políticos e intereses inmobiliarios

  1. Pingback: Algo exótico y cercano. Neoliberalismo, partidos políticos e intereses inmobiliarios

  2. Pingback: Algo exótico y cercano. Neoliberalismo, partidos políticos e intereses inmobiliarios | Blog Wodpress Design

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s