Los huertos urbanos y las luchas por la ciudad

IMG_1126Las luchas por la ciudad pueden adoptar muchas y diversas formas. Desde la okupación de viviendas deshabitadas a la apropiación de los mal llamados “espacios públicos” por parte de ciertos grupos y colectivos de población local. Uno de sus exponentes son los “huertos urbanos” que proliferan, con distintos orígenes e intenciones, en nuestros entornos más cercanos.

La base fundamental de la apropiación y okupación de este tipo de espacios por parte de las vecinos/as es la diferente consideración sobre el concepto de “valor”, valor de uso vs. valor de cambio, algo que ya señaló Marx en el primer capítulo de El Capital y sobre lo que Henri Lefebvre hizo pivotar su seminal ensayo El derecho a la ciudad. Esta diferente aproximación está en la base de las luchas por la ciudad y son un  exponente claro de los conflictos entre clases. Los intereses económicos inmobiliarios, aliados con frecuencia con los poderes políticos y la administración local así como vecinos interesados en no dejar de ver crecer el precio de sus viviendas, están preocupados por la obtención de las plusvalías que pueda generar el suelo urbano, mientras que las clases populares se encuentran más interesadas en el valor de uso que dichos espacios pudieran tener, así como en su disfrute ordinario.

En los últimos tiempos estas apropiaciones se están haciendo más evidentes, en una especie de “aceleración” de la historia, quizás debida al abandono en el que las comunidades urbanas se encuentran por los recortes y el desmantelamiento del Estado del Bienestar. Las okupaciones de espacios urbanos no dejan de ser acciones anticapitalistas en las ciudades y, a veces, son la respuesta urbana a ciertas políticas emprendidas desde las administraciones, tales como el impulso a los procesos de terciarización, gentrificación homeopática, etc. Como dice Jamie Peck en su artículo “Struggling with the creative class”, “(…) los alcaldes, los concejos municipales y los responsables del desarrollo urbano parecen listos a agarrarse a  cualquier noción de reforma que les transmita esperanza sin ofender a los grupos atrincherados que se resisten a una verdadera reforma[1]. Es decir, que a las clases populares no les queda más remedio que tomar el espacio por su cuenta ya que los poderes políticos formales nunca llevarán a cabo acciones que alteren el orden económico y las relaciones de poder establecidas. Lo que no es más que una muestra de la lucha de clases que se da en las ciudades.

Viene esto a cuento a que, estos días, se celebra el primer aniversario de la puesta en marcha del Hort Indignat-2 en el Poblenou, Barcelona, espacio emblemático okupado del barrio y ejemplo de lo que hemos denominado las luchas por la ciudad.

Y para muestra de las luchas, un botón. Hace pocos días, un vecino de una plaza cercana al huerto, se acercó al mismo a señalar, “(..) que los usuarios del huerto no cogieran agua de la plaza debido a que éstos días se iban a celebrar unas fiestas solo para los residentes“.

Como dice Vicenç Navarro, “No hay manera más fácil de demostrar que España tiene clases sociales que mirar a nuestro alrededor, observando dónde vive la gente, cómo vive y cuándo muere. Cojan ustedes un taxi y conduzcan por los barrios de Barcelona. Verán ustedes que hay claramente barrios burgueses, barrios pequeño burgueses, barrios de clase media y barrios de clase trabajadora, que a su vez pueden diferenciarse entre clase trabajadora cualificada y clase trabajadora no cualificada. Verán fácilmente que no es cierto que todos los barceloneses vivamos en barrios de clase media“.

En fin.

Bibliografía

Lefebvre, H. (1972) El derecho a la ciudad, Península, Barcelona.

Marx, K. (1986) El Capital. Tomo I. El proceso de producción del capital, Ed. Progreso, Moscú.

Navarro, V. (2013) La silenciada lucha de clases, en Publico.es http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2013/07/02/la-silenciada-lucha-de-clases/

Peck, J. (2005) Struggling with the creative class, en International Journal of Urban and Regional Research, Vol. 29.4, Dec. 2005, Blackwell, Oxford.

Info

Web del Huerto Indignado (aquí)


[1] La traducción es mía.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología Urbana y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los huertos urbanos y las luchas por la ciudad

  1. Pingback: argumentos % attac BOLETIN Nº 59 | attac jerez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s