La calle como lugar de deserción

Assemblea Social del Poblenou

Assemblea Social del Poblenou

Hablaba hace poco con un amigo sobre la situación actual en relación a la crisis económica. Me decía que “había que luchar por el bien común”. Yo traté de explicarle cómo, según mi punto de vista, no existe tal bien común. Para mi amigo, tal bien sería la expresión tangible de una especie de acuerdo, el resultado de una negociación en el que todos/as nos sentiríamos representados y cómodos, y donde su condición de universalidad nos permitiría marcar un punto de unión, de estabilidad. Sin embargo, mi punto de vista es distinto. Yo creo que la determinación de qué es, dónde o cómo se dirige la sociedad, sus bienes y medios de producción son el resultado de una lucha, de un conflicto de intereses donde no podemos olvidar consideraciones en torno a la desigualdad o la injusticia y en el que, ahora mismo, no salimos muy bien parados. Dándole vueltas a este tema me acordé de que, precisamente ahora, se cumplen 2 años del movimiento 15M y de cómo tal proceso significó la escenificación de dicha lucha en los espacios públicos de nuestras ciudades.

Ya nos acerquemos a la cuestión desde un punto de vista marxista, lefrebviano, donde la calle, el espacio urbano, es el ámbito de expresión de las contradicciones capitalistas y las relaciones de producción y reproducción, o desde otros puntos de vista (microsociología, etc.), la realidad es que las calles, las plazas, como lugares relacionales, son y serán un espacio donde se expresa el conflicto. En realidad ES el espacio del conflicto. Y por tanto, como tal conflicto manifiesta relaciones de poder, legitimidad y dominación, así como las luchas por su conquista, entendiendo aquí estos conceptos desde la definición clásica de la sociología de Weber. El poder al cargo, el poder manifiesto, el poder que ejerce, tiene por uno de sus principales objetivos el control de dicho conflicto. Desconflictivizar el espacio público es esencial para él por cuando éste es la manifestación de sus contradicciones y los desequilibrios. Criminalizar la ocupación del espacio público, tachar de nazis, terroristas o pancartistas a aquellos que hacen del espacio público lugar de manifestación y confrontación contra el  poder, no es más que una herramienta más al servicio de dicho control, de dicho poder.

Nos encontramos en un momento en el que la imposición de pautas, valores y políticas se lleva a cabo de una manera sútil. López Sánchez cita como “la situación ha promovido el surgimiento de nuevas políticas sociales preventivas en las que no se trata tanto de afrontar una situación ya peligrosa como de anticipar todas las figuras posibles de la irrupción del peligro. Siendo así que de la profusión de altavoces idóneos para la escucha emerge la denominada represión horizontal; la cual (…) se basa en un control social difuso sustentado en una pluralidad de estrategias, que se traduce en una ampliación de lo que es administrativización, sanitarización y privatización del conflicto” (López Sánchez, 1990). Es lo que él denomina la TOPOLOGÍA DEL LABERINTO, a la que define como “una multiplicidad de discursos y prácticas, vehiculada a través de un amplio y complejo conglomerado de instrumentos y agentes, ha ido tejiendo una telaraña en el territorio que anuncia que ya no es preciso mantener encerradas a las gentes en una parcela de espacio/tiempo como garantía de control social“.

Sin embargo, no todo es pesimismo.  La ciudad es también espacio de rebeldía. Siguiendo a este mismo autor “la ciudad debe entonces entenderse también, y más ahora la metrópoli, como campo de experimentación y consolidación de las técnicas disciplinarias al igual que como lugar para la deserción“.

Es la deserción frente al poder, frente a este poder, lo que se ejerce y busca en la calle. Volvemos a la calle 2 años después.

Referencia bibliográfica

López Sánchez, P. (1990) Norma e ilegalismos. El control social y los usos del territorio en la metrópoli, en Los espacios acotados. Geografía y dominación social, Barcelona, promociones y publicaciones universitarias (link).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología Urbana y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La calle como lugar de deserción

  1. Pingback: La calle como lugar de deserción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s