Jane Jacobs en Bombay

JacbosEn la organización donde trabajo estamos trabajando en un vídeo que, bajo el título de “Bombay, ciudad de contrastes”, muestre las grandes diferencias que, en gran cantidad de cuestiones, ofrece esta ciudad a sus habitantes y visitantes. La idea original era evidenciar el injusto y desequilibrado reparto de la riqueza en Bombay, entorno donde conviven desde los empresarios más ricos de la India, como Mukesh Ambani dueño de la empresa Reliance, además de los actores y actrices de la pujante industria del cine local, junto a millones de personas que, literalmente, no tienen donde caerse muertos y los cuales malviven en cruces, esquinas o barrios de chabolas en condiciones poco dignas. El documental está basado en una serie de entrevistas a distintos personajes de la ciudad, muchos de ellos profesionales liberales provenientes de la clase media local, pero otros también de origen más sencillo, auténticos protagonistas del día a día de la ciudad.

Escuchando las grabaciones donde éstos intervienen, se repiten muchos de los tópicos que siempre van unidos a Bombay. Desde “la ciudad que nunca duerme” a “todo es posible en Bombay”. Sin embargo, también aparece algo que me ha llamado la atención realmente, y que yo ya había notado en mis visitas a la ciudad, y es la sensación real de seguridad que existe, la inexistencia de una criminalidad notable en una megalópolis de más de 20 millones de habitantes y donde, cada día, se incorporan más de 900 nuevas familias provenientes de distintos puntos de la República.

No he podido dejar de pensar en Jane Jacobs y su obra magna “Muerte y vida de las grandes ciudades”. Jacobs escribió su libro al final de la década de los 50 y principios de los 60 del pasado siglo y lo centró en los entornos urbanos de la Norteamérica de aquellos años, aunque la obra pronto se convirtió en todo un referente en los estudios y críticas sobre los profundos cambios que se estaban produciendo en las ciudades de todo el mundo y no solo en los Estados Unidos. Un amigo me señaló hace tiempo que cada párrafo de este libro contenía algo resaltable, información destacada y que podría entrar a formar parte de cualquier cita o referencia. Y es verdad, algo que no deja de sorprender en un libro de más de 480 páginas en su traducción al castellano. Jacobs recoge cómo la diversidad y la vitalidad de las ciudades estaban siendo destruidas por ciertos arquitectos y urbanistas muy influyentes. Pero no es por esto por la que la traigo a esta entrada del blog, sino por el énfasis e importancia que les daba a las ciudades y barrios densos con usos muy variados, en resumen, a la dinamicidad de las comunidades urbanas.

En relación con la seguridad, y como ella misma cita en su libro, “(…) cuando la gente dice que una ciudad, o una parte de la misma es peligrosa o que es una jungla, quiere decir que no se siente segura en sus aceras”, y luego añade “lo primero que hay que comprender es que la paz pública de las ciudades – la paz en las calles y las aceras – no tiene por qué garantizarse de manera esencial por la policía, por muy necesaria que esta sea. Esta paz ha de garantizarla, principalmente, una densa y casi inconsciente red de controles y reflejos voluntarios y reforzada por su propia gente” (Jacobs, 2011). Porque, ¿qué ciudad puede presumir, más que Bombay, de ser un todo vivo y palpitante? Esta ciudad que nunca duerme es, verdaderamente, una ciudad recorrida por pies que la caminan y por ojos que la observan, un continuo fluir de vida, una corriente inacabada de almas, de relaciones, conversaciones y encuentros de tiendas, taxis, mendigos, rickshaws, vendedores callejeros, bicicletas, paseantes solitarios, grupos, músicos, monjes o vacas.

Posiblemente habrá miles de razones para argumentar en favor de la seguridad  que se respira en Bombay, desde el carácter de las religiones de la población que la habita, pasando por cuestiones de control y estructura social. Pero estoy seguro que, en gran parte, también tiene que ver con todas las razones y argumentos que Jacobs señaló en su libro.

Referencia bibliográfica

Jacobs, J. (2011) Muerte y vida de las grandes ciudades, Capitán Swing, Madrid.

Música!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología Urbana y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Jane Jacobs en Bombay

  1. Pingback: Jane Jacobs en Bombay

  2. iago lópez dijo:

    El libro de Jacobs sigue siendo de gran actualidad. A mi me siguen viniendo algunas de las ideas que salen en él cuando menos lo espero. Esta semana misma me acordé de ella, en concreto del tema de los ojos que vigilan, al ver un fotograma de “Mi tio” de Tati. Adjunto el enlace por si a alguien le interesa echarle una ojeada:
    http://bailarsobrearquitectura.wordpress.com/2014/02/10/ojos-que-vigilan/
    Saludos y enhorabuena por el blog!
    Iago López

    • El Antropólogo Perplejo dijo:

      Yo siempre recuerdo lo del “baile de las aceras”. Realmente poético. Gracias Iago pro seguir mi blog. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s