Homo divar

Pese a algunas veleidades neodarwinistas y/o creacionistas, todo parece indicar que el ser humano, tal y como lo conocemos hoy en día, es fruto de su propia autoconstrucción. De esta forma, la humanidad se creó a sí misma a lo largo de un prolongado proceso donde, en un continuo devenir e interacción con el medio ambiente y junto a la creación de sofisticados patrones culturales, fue definiéndose como el actual Homo sapiens sapiens.

Este largo proceso ontogénico tiene, en la aparición del habla y el simbolismo, uno de los elementos fundamentales. Desde ciencias como la etología, se señala que esta forma específica de relacionarse con los demás, y para los demás, comienza a aparecer durante las primeras etapas del desarrollo infantil a través de las relaciones que establecen las crías humanas con sus progenitores y/o cuidadores, miembros de un determinado grupo sociocultural.

Estos niños y niñas muestran una predisposición sensorial y perceptual muy temprana, un manifiesto interés sobre lo que les rodea y una gran intención por expresarse e interactuar con ello. Desde esta perspectiva, la socialidad de los niños, es decir, la forma de intercambio simbólico y construcción de relaciones interpersonales dentro de un grupo, sería muy temprana, a partir de una cierta conciencia de sí o subjetividad. Esta conciencia estaría ligada a su propia experiencia, pues los niños y niñas dirigen objetos y relaciones hacia sí mismos, y participan conscientemente en la interacción con otros a quiénes también parecen atribuir subjetividad. Al fin y al cabo, si podemos comunicarnos es por nuestras capacidades de vinculación y empatía, identificación, comprensión e imitación de otros y otras.

Ahora bien, llegados a este punto, también cabría preguntarse, ¿cuándo se pierde esa conectividad con los demás?, ¿cuándo desaparecen la identificación y la empatía?, ¿qué tipo de experiencias o grupos sociales generan un tipo de lenguaje, de comportamiento, u otro? Bien, recientemente tenemos un gran ejemplo, vamos a verlo.

Carlos Dívar, Presidente del Consejo General del Poder Judicial, cuarta autoridad más alta del Estado, y del Tribunal Supremo. La sospecha sobre las irregularidades en su conducta, por el supuesto uso de dinero público (cerca de 30.000 euros en tres años, para gastos privados en 32 viajes y estancias en hoteles durante largos fines de semana, llamadas semanas caribeñas), sin justificación aparente en un momento en el que la crisis económica arrecia sobre familias enteras, con más de 5 millones de parados en todo el Estado y, solo en Catalunya, 1 de cada 4 niños en situación de pobreza, nos lleva a preguntarnos: ¿cuándo perdió este hombre la empatía?, ¿cuándo pensó que estaba por encima de los demás, de los que con su esfuerzo y dedicación diaria, y a través de sus impuestos, le pagan el sueldo? y, otra cosa que me perturba, si pierde la capacidad empática, ¿pierde la capacidad de hablar, de relacionarse?, ¿se trata de un proceso de ida y vuelta y por eso no dimite?

Con solo escarbar un poquito salen muchos más casos de esta falta de empatía y solidaridad con los demás, no hace falta irse muy lejos, ni si quiera a Botswana, pues estamos rodeados de Bankias, Gurtels, fondos de reptiles y no se cuantas cosas más.

Desde luego, no se lo que pensaría Darwin, pero yo, en estos casos me agarro a la teoría creacionista, quizás algún dios travieso, o como mucho a una nueva especie, el Homo divar, porque yo, con este señor, no quiero compartir ni genes.

Música!

PS: Asómbrense de los pelos de Clapton en el siguiente vídeo ;)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ética, Política, Valores y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Homo divar

  1. Pingback: Homo Dívar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s