Donde no hay patrón no hay, tampoco, ruralidad

Pese al palabro del título, se trata de una realidad muy simple. Es más, la presente entrada del blog pretende ser una continuación, una segunda parte, de aquella que ya escribí en diciembre llamada “Donde hay patrón no hay perspectiva de género” y que estaba centrada en mi experiencia laboral en el maravilloso mundo del desarrollo rural.

La base del desarrollo rural en Europa se sustenta empíricamente en las nuevas funciones que el mundo rural ofrece a la sociedad, además de en una necesidad pragmática de redefinir el papel de lo “agrario”, a través de un impulso a la diversificación de su sistema productivo, la creación de nuevos servicios y la mejora de la calidad de vida de un contexto donde viven más del 57% de la población de los 27 Estados miembros de la Unión Europea, estos días tan denostada.

Así que con mis 26 añitos recién cumplidos, aparecí yo en una organización encargada del diseño y ejecución de un programa plurianual de desarrollo rural con una más que interesante dotación presupuestaria. Los nuevos conceptos de “ruralidad”, definido como “(…) aquel espacio de interacción entre el ser humano y la naturaleza viva (…)“, “desarrollo territorial”, “servicios medioambientales”, “etiquetas territoriales”, etc., elementos que entonces estaban en boca de los académicos/as de las universidades y centros especializados de Europa, afloraban a mis labios y mis lápices buscando un lugar donde ser aplicados. Con esta mochila llegué a mi nuevo puesto de trabajo.

Aunque yo nací y viví 26 años cerca de donde iba a desarrollar mi labor profesional, una comarca rural entre las provincias de Sevilla y Cádiz, creí conveniente incrementar mi contacto con el terreno y mi conocimiento sobre la realidad social y productiva del territorio y me dediqué, durante mis buenas horas, a leer todo lo que cayó en mis manos sobre producciones agrarias y ganaderas, nuevos cultivos, colonias agrarias, sistemas de regadío, agroindustrias, turismo rural, servicios de cercanía, redes de transporte, mercancías, etc., todo aquello que estuviera vinculado a una realidad que, se suponía, había que mejorar a través del programa de desarrollo. Se me ocurrió que, con todas las potencialidades del territorio, éste podría parecer una especie de “patito feo”, pero que, finalmente y con las herramientas e impulsos adecuados, podría convertirse en un hermoso cisne. Así que, apoyado en el programa de desarrollo rural, pensé crear una estrategia que apostara por la mejora de la formación a todos los niveles pero, sobre todo, centrado en la población jornalera y con especial incidencia en el papel de la mujer, discriminando positivamente su incorporación al mercado laboral en profesiones tradicionalmente asignadas a los hombres. También en diversificar la industria del territorio, demasiado asentada sobre cultivos subvencionados, apostando por los llamados “cultivos sociales”, muy intensivos en mano de obra y de elevado valor añadido; mejorar el reconocimiento y puesta en valor del patrimonio local a través de la creación de un Parque Cultural que creara itinerarios arquitectónicos, monumentales, pero no dejara fuera las tradiciones orales, el flamenco, la cultura intengible, etc. Se me ocurrió todo eso y más, y lo llamé “Proyecto Cisne”, en honor al cuento de Andersen.

Reproduciré aquí la conversación que mantuve con mi jefe explicando el proyecto:

–       Yo: Hola, que tal?. Mira, he pensado que con las potencialidades del territorio, con sus capacidades no desarrolladas, podríamos poner en marcha un proceso ambicioso de diversificación productiva, aprovechando los Fondos Europeos que apuestan por este tema.

–       Jefe: ¿Sí?, a ver cuenta.

–       Yo: Pues mira, he hecho un borrador de documento con propuestas, lo he llamado “Proyecto Cisne”.

–       Jefe: ¿¿Proyecto Cisne?? Esto que es, ¿“Cisne cuello blanco, cisne cuello negro”?, ¿como la canción de Basilio? No, he hablado con el alcalde tal y con el alcalde cual y me han dicho que prefieren, por este orden: que financiemos una empresa de un amigo suyo, que la portada del Proyecto no le gusta, que es amarilla y da mala suerte, y que nombremos a su señora Presidenta de la Federación de Mujeres de la Comarca. Así que déjate de cisnes y cuellos.

Real como la vida misma. Ni ruralidad, ni diversificación económica, ni servicios sociales ni de proximidad y nada, el puro caciquismo de siempre. En fin, viva la ruralidad!

Música,

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Crítica, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Donde no hay patrón no hay, tampoco, ruralidad

  1. Pingback: Donde no hay patrón no hay, tampoco, ruralidad o como los caciques, si eso, con Coca-cola

  2. Jose dijo:

    No te puedes hacer una idea lo identificado que me he sentido con tu blog esta semana. Se hacia duro ¿eh? Sólo decirte una…Habíamos programado unas jornadas sobre el uso sostenible del Agua en esa maravillosa Comarca de la que hablas…Bajo mi punto de vista, a mi y a mi jefa más directa, nos parecía un programa magnifico (técnico, con diversidad de criterios, con sentido…). Mi jefa directa y yo tuvimos que cambiar íntegramente el programa cuando pasó por el control de “calidad” del jefe Supremo. Había perdido todo el sentido debido a que había que incluir en las Jornadas gente de diferentes administraciones como fuera. Independientemente de fueran a tratar el tema sobre el que versaba las Jornadas. Se supone que la acción estaba financiada bajo un criterio y que cumplía con los requisitos de un manual de procedimiento. Es decir, que el objetivo para el que estaba pensadas las jornadas, y así mismo su financiación, se diluye en despachos sin al menos un simple criterio honesto. A bruno, pero quien financia las jornadas que venga y hable lo bien que lo hace su Entidad…
    Y por supuesto que clausure las jornadas el Consejero de Agricultura….
    Y el riego por goteo en la Comarca ¿esta muy extendido? ¿se sigue regando a manta? ¿pondríamos reducir la conducción de agua por secciones tan grandes? ¿se debe subvencionar cultivos regados a manta? ¿podemos invertir en disminuir la superficie de contacto del agua respecto a su conducción?

    ¡¡¡Y yo que se!!!

    • El Antropólogo Perplejo dijo:

      Deberíamos escribir un libro Jose, el “Libro Negro del Desarrollo Rural”, o algo así. Suerte amigo, Jose.

      • Jose dijo:

        No se si un libro… Pero unas cervezas me tomaba contigo para recordar semejantes hazañas. Porque llevar a cabo una idea esa Entidad era toda una hazaña.
        Por cierto. Un saludo solidario para “la compañera q no supo escapar del cacique cuando pudo” y para todos sus compañeros/as. No debe ser sencillo ir todos los días a trabajar en esas circustancias.
        Seguimos en contacto

  3. la compañera q no supo escapar del cacique cuando pudo dijo:

    Ayer mismo ese mismo jefe me decia:
    Jefe: porque trnemos q dejar d ser una ventanilla q da ayudas, tenemos q generar un proyecto a largo plazo, donde nos marquemos unos objetivos y los cumplamos.
    Yo: q bien te sabes la teoria, solo espero q ponerla en practica no te cueste otros doce años.

    Ha tenido q cargarse el mayor instrumento economico en la comarca para darse cuenta d q se ha equivocado, y ahora q ya solo le qurdan 4 años para jubilarse pretende hacer lo q no hizo cuando gente como tu le hablaba d proyectos y d cisnes.
    Mr ha gustado recordar aquel episodio, lo q no mr gusta tanto es ver como a pesar del paso d los años hay circunstancias y personas q no cambian. Un beso

    • El Antropólogo Perplejo dijo:

      Estos días me estoy acordando de vosotros/as y del mal trago que, imagino, estaréis soportando con el personaje al lado… espero que lo llevéis bien, si te fijas, como tu dices, son solo 4 años! ;) Un bs compañera

      • compañera dijo:

        No te lo vas a creer pero dice q no pretende jubilarse hasta los 70. Acaba conmigo, y eso que después de tantos años soy mucho más fuerte, pero sigue desquiciándome, en fin intento llevarlo lo mejor que puedo. Un beso

  4. Anónimo dijo:

    jajajajajaja….

    me parto la polla….

    ese tecnico de lapiz nuevo…

    jajaajajajaja

    ya te lo decia tu mare… niño que tu no tienes manos de señorito, que las tuyas son de manija

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s