Una mentira un millón de veces repetida

Un señor entra en un banco con la intención de pedir un crédito para comprarse un piso. El comercial que lo atiende pregunta por la cuantía del mismo.

“Doscientos mil euros” – responde el señor.

“Ah! Muy bien, ¿y cuáles son sus ingresos anuales?” – replica el comercial.

“Pues aproximadamente, y aunque la vida es muy insegura en estos últimos tiempos, unos treinta mil euros”.

“En ese caso, solo le podemos dar el 60% de esa cuantía, es decir, dieciocho mil euros para la compra de su vivienda” – responde el agente.

“Pero oiga, ¿con ese dinero que piso quiere que me compre?”

“Ese es su problema amigo, ese es su problema”

Bien, esta puede parecer una conversación ficticia, o incluso un chiste demagógico, aunque no lo pretente…, o sí. Y es que soy de la opinión de que llegados a este punto habría que ir pensando en usar más las armas del enemigo. Porque ésto es lo que, a rasgos generales, vienen usando los políticos populares en los últimos tiempos a cuenta del déficit y el endeudamiento del Estado, la demagogía. La repiten una y mil veces (a mí se me hace un millón, la verdad, de intensos que son) para conseguir que, al final, la sociedad española la acepte como un axioma, como una verdad absoluta y única. Algo que no pasa más que por ser una actitud cínica.

Según este dogma neoliberal, un Estado no puede endeudarse. Tiene que gastar justo lo que ingresa. Así, conforme se produzca el crecimiento económico, y la mayor capacidad del Estado para recaudar impuestos, se pueden ir incrementando las inversiones y los gastos. Mientras que esto no suceda, no se puede vivir por encima de las posibilidades. Vivir por encima de tus posibilidades, ¿os suena? Sí, esto también nos lo han repetido un millón de veces.

Si el PIB de España es X, no podemos gastarnos más de X, nada de pedir prestado ni nada por el estilo. Límites del 60% de endeudamiento, o 3% del PIB como déficit. Así que por la misma regla de tres, si un trabajador medio ingresa treinta mil euros (lo que ya es mucho suponer), no puede gastar ni pedir prestado un crédito para adquirir una vivienda, por ejemplo. O limitarse a los dieciocho mil euros de rigor. Se debe entender que uno tiene que ir con el dinero en mano al vendedor, en un saco, me imagino. Eso sí, a no ser que sean los mismos Bancos los que necesiten el dinero, entonces no se considera gasto, sino inversión. Esperen, esperen que hay más. A no ser, a no ser que se trate de países en apuros, entonces sí. En el caso de los Bancos y los países en apuros no vale todo lo anterior. Para eso tenemos al FMI, el BM, el BCE, la Merkel y el sursum corda. Condiciones leoninas y vuelta al por encima de sus posibilidades.

Bajo esta premisa siempre habrá propietarios e inquilinos. Como también habrá Estados de primera y Estados de segunda. Estados con carreteras, hospitales, escuelas, etc., de calidad, y otros que no, otros que tendrán que esperar a tener el dinero en mano para poderlos construir, para poder ofrecer ese servicio a sus ciudadanos. ¡Ese sí que será un saco grande!

Y si los Estados no gastan en sanidad o educación, pero hacen falta hospitales y colegios, ¿Quién los construirá?, y lo más importante, ¿quién pagará por recibir una educación o una atención médica en condiciones? ¿El señor de los treinta mil euros?

¿Lo entendéis ahora? Música!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía, Ideología, Política y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Una mentira un millón de veces repetida

  1. Pingback: Una mentira un millón de veces repetida

  2. Gonzalo dijo:

    No hace muchos años la situación que usted plantea como ejemplo al pedir una hipoteca era justo al contrario. Uno llegaba a pedir el prestamo. El comercial que lo atiende pregunta por la cuantía del mismo.
    “Doscientos mil euros” – responde el señor.
    “Ah! Muy bien, ¿y cuáles son sus ingresos anuales?” – replica el comercial.
    “Pues aproximadamente unos treinta mil euros, y ya que a cosa va tan bien en estos últimos tiempos, en breve mucho más”.
    “¿por qué no mejor pide trescientos y se compra un piso más grande?, que esto ya se sabe que el día de mañana tienes familia y se te queda pequeño. Y ya de paso, si quiere, le damos veinte mil más y se compra un coche nuevo, y otros treinta mil para amueblar el piso… ”
    “Ah, pues cojonudo, como voy a fardar yo con mi coche nuevo y mi pisazo”… y el tio se iba a casa tan contento a celebrarlo sin ser consciente del marrón en el que se había metido.

    Eso ha pasado exactamente así, y ¿para qué ha servido?

    En este país somos tontos, rematadamente tontos, nos posicionamos en un bando y nos pasamos pasamos la vida cargando contra unos y otros, cuando en realidad todos los politicos hacen lo mismo, nos mienten, nos recortan, y lo seguirán haciendo, pues por eso, porque saben que somos tontos. Los de ahora lo han hecho y los de antes también, y tan descaradamente que debería ser de vergüenza, pero eso en este pais no se sabe lo que es.

    ¿Carreteras, hospitales, colegios, etc…? Por supuesto que se seguirán construyendo, pero no porque sean necesarias, sino porque ahí trincan lo que no está escrito, porque el dinero público no es de todos, está en manos de chorizos que encima se van de rositas porque hagan lo que hagan, media España los defenderá… Lamentable.

  3. Sí, es lamentable, pero yo siempre dejo un “hueco” al optimismo algo, por otra parte, inherentemente humano. Si nos quedáramos en el “todos son iguales, etc.”, no tendríamos futuro. Pensemos que algunos no lo son y cambiemos las cosas.

  4. carmelanegrete dijo:

    Uno de los principales problemas no es tanto el corte del crédito, sino el propio precio de la vivienda. No es lógico que un piso cueste 200.000 euros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s