Crítica al pensamiento positivo

La presente entrada en el blog no versa sobre reflexión antropológica alguna… o quizás sí. La intención original era plasmar algunas ideas que me rondaban la cabeza sobre un concepto al que la gente le dedica mucho tiempo y atención últimamente: el pensamiento positivo. Libros y revistas, blogs, tertulias, medios de comunicación e incluso miles de tweets y muros de facebook están repletos de frases o sentencias que recogen las ideas fundamentales y preceptos del pensamiento positivo. Así que, en vista de ese panorama, y prevía “investigación” sobre este concepto tan trending topic, he querido reflexionar un poco sobre el tema de manera más fehaciente.

La mayoría de las definiciones sobre el término que he encontrado en internet van en la siguiente dirección: “El pensamiento positivo consiste en aprovechar la sugestión, habilidad de la mente subconsciente para forzarla a seguir una dirección deseada (…)“, o también: “(…) si se quiere influir sobre nuestro comportamiento o nuestro rendimiento, tenemos que hacerlo a través de la mente subconsciente (…)“, o incidiendo en la misma línea “(…) tenemos que romper ese circulo vicioso para dar lugar a un comportamiento positivo. La calidad de tus pensamientos determina la “calidad de tu vida”. En resumen, de todas estas consideraciones se puede inferir que hay dos tipos de pensamiento, el positivo y el negativo, y cómo, gestionando adecuadamente éstos, mejoraremos nosotros y, por tanto, nuestra vida. Pero qué quieren, yo me quedo con una enumeración de puntos sobre el poder del pensamiento positivo que he encontrado bicheando por ahí:

1. Vives en un mundo con un promedio de 80% de pensamientos negativos. Desde este instante puedes abandonarlo y hacerlo un mundo mejor con fe y esperanza. 

2. Desde ahora estás capacitado para iniciar una nueva vida positiva. Vida que quedará en tu inconsciente como tu vida natural, impregnando con la fuerza todo tu ser físico y mental. 

3. Eres capaz de hacerlo. Realmente puedes lograrlo. Inténtalo ahora, llevando contigo no tan sólo pensamientos positivos, sino que una vida positiva fruto de esos pensamientos. 

4. El pensamiento positivo afecta todo lo que haces. 

5. Sé agradecido con lo que tienes, y desde lo que eres y tienes inicia el cambio hacia algo mejor, pues siempre habrá delante nuevos logros para tu crecer. La vida positiva se inicia ahora, ya, desde donde uno está. 

6. Usa dos palabras mágicas: PUEDO y QUIERO. 

7. Usa una frase mágica: SOY CAPAZ. 

8. No hay edad para el cambio, la ciencia ya lo ha demostrado. Sin importar tu edad, tienes una vida por delante y esa vida es importante. 

9. Iniciar el cambio y comenzar desde este instante a vivir una vida positiva, aprendiendo el arte del buen pensar, pensando cada día más y más cosas positivas. 

Desde luego a mi me suena más a sermón protestante que ha filosofía natural de vida, no se a vosotros/as.  Elementos como “soy capaz“, o “puedo y quiero” inciden en esa línea. Otros, como “Sé agradecido con lo que tienes” manifiestan un profundo sesgo alienador.  Aunque si hay un verdadero común denominador en estos disursos, en toda la literatura publicada sobre este pensamiento, si hay algo que subrayaría por encima de todo sería el profundo individualismo que lo impregna. El pensamiento positivo trata al individuo de forma separada del resto de la sociedad, como si fueran dos conceptos distintos, como si pudieran existir el uno sin el otro.  Sobre los hombros de los individuos se descarga la responsabilidad sobre su presente y su futuro, incrementando esa desconexión, eliminado la historia o el contexto social.

La vinculación de esta percepción con la antropología deviene de que ésta estudia al ser humano y su origen, es decir, se trata de estudiar la condición humana como una totalidad. El ser humano se manifiesta como un ser social, no puede entenderse sin su vinculación con la sociedad y la cultura, es decir, con los demás. El pensamiento positivo no aparece así mas que como una doctrina cargada de ideología, una ideología individualista y conservadora revestida como filosofía de vida natural new age, quizás útil para este nuevo mundo postmoderno donde hemos prescindido de Dios.

Bueno, nada, ya me he quedado tranquilo, os dejo con música!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ética, Ideología y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a Crítica al pensamiento positivo

  1. Pingback: Crítica al Pensamiento Positivo o por qué Punset está cargado de ideología

  2. Llanos Frias dijo:

    Me ha encantado tu reflexión, pienso lo mismo, a mi alrededor todo son ultimamente loas a este tipo de pensamiento, no en el sentido de “optimismo” sino de hacer depender la mejora de nuestras condiciones de vida de visualizaciones individuales de nuestro propio progreso, en plan “El Secreto” y similares. Mas o menos, la misma ideologia que de toda la vida ha sustentado la base de la falsa igualdad de oportunidades en USA, el que no “triunfa” es porque no quiere

  3. amargo dijo:

    Y fíjate qué extraño individualismo, que no deja en el individuo más que la obligación, científicamente acreditada, de parar de joder y simplemente sonreír.

    Saludos

  4. Y no te olvides de consumir! ;)

  5. Kuikailer dijo:

    Siempre me he preguntado: ¿positivo para quién? Así que en la línea Goldwin, quizá Hitler también tuvo pensamiento positivo. En fin, voy más en línea de pensamiento responsable (si esto significa algo) Salud!

  6. carmelanegrete dijo:

    Sonríe o muere, de Barbara Ehrenreich: http://www.barbaraehrenreich.com/brightsided.htm

  7. Matuk dijo:

    Hola, quería expresarle que me gustó mucho su reflexión y, ciertamente, se inscribe dentro de la antropología (reflexiva seguramente). Habría que cuestionarnos porqué este tipo de “pensamiento positivo” tan occidental no surte su efecto en Estados Unidos que, siendo el promotor de este tipo de “doctrinas” no lo pone en práctica ya que es el país con más conexiones comunicativas y, a la vez, el lugar donde la gente se encuentra más sola. Ya leyendo un poco de Modernidad líquida uno se siente al tanto… Entonces, como dijo antes Kuikailer: “¿positivo para quién?”… Seguramente el pensamiento positivo es un negocio millonario para algunos cuantos…

    Saludos y gracias.

  8. Anónimo dijo:

    Yo creo que este tipo de decálogos de la sección de autoayuda, son llevar al extremo (no se si es la mejor expresión)los valores de las culturas protestantes, donde el individualismo, lo que hagas en vida en la tierra es lo que te salva, tú como responsable de tus acciones. En otra parte de las culturas nos encontramos con las basadas en el catolicismo, donde tienes la opción del perdón y por tanto no importa lo que hagas pues con arrepentirte….
    Si también la llevamos al extremo, creo que nos encontramos con que pido perdón y no me hago responsable de nada, ésto es: ” el responsable de la educación de la infancia o el fracaso escolar es el sistema educativo”, “si la calle de mi barrio está llena de mierda es culpa del ayuntamiento”, ” si estoy gordo que me den unas pastillas para adelgazar”… ¿es así? Pues sí y no, evidentemente.
    Sin ser en absoluto nada creyente del pensamiento positivo creo que su origen, ese mismo individualismo a llevado a otras culturas precisamente a un mayor sentimiento de responsabilidad hacia el otro o civismo, mientras que nuestra cultura, teóricamente mas gregaria y comunitaria nos está llevando hacia un comportamiento irresponsable respecto del resto, así que ¿dónde hay más individualismo? No se si habré conseguido explicar lo que quiero…

    • Dear Anónima, (Bienve)

      No se hasta que punto son extremos. Más bien, son el nivel medio pues es la literatura que puedes encontrar, incluso de saldo, en muchas librerias de aquí, e imagino que de USA también. Pero no quería quedarme ahí. El tema es que, creo, que hay una poderosa ideología sobre “la falsa igualdad de oportunidades”, imbuida en toda este tema. Según ésta, si tú no consigues algo, es porque tú no has podido, porque las oportunidades están ahí, sin tener en cuenta otros contextos, así como tu historia personal y el de tu entorno. Y eso es lo que se está vendiendo para justificar situaciones de injusticia y desequilibrios.

  9. Anónimo dijo:

    Siempre me sale anónimo, soy Bienve

  10. Bienve dijo:

    Pues ahora sí 100% de acuerdo contigo, entiendo mejor la idea que querías plasmar.

  11. Pingback: Liderazgo: Pensamiento positivo Vs Acción positiva | Crónicas de MyKLogica

  12. Pingback: Liderazgo: Pensamiento positivo Vs Acción positiva | Pensamiento Estratégico

  13. Javier L. dijo:

    Buen artículo.

    Quiero añadir que el pensamiento positivo y la ley de atracción tienen un reverso elitista: sólo es válido cuando la vida va sobre ruedas. Si todo me va mal es que no quiero que me vaya bien? Los judíos de la segunda guerra mundial ¿eran pesimistas? ¿masivamente?

    En el new age el pensamiento positivo va de la mano con el mentalismo y el gnosticismo, pero sucede que a estas alturas el pensamiento positivo se ha infiltrado en todas las áreas de la cultura: psicología, negocios etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s