Durban y la Ética Protestante

El otro día llegó a mi buzón de correo electrónico un vídeo muy curioso que mostraba de manera amena, aunque un tanto acelerada, como las diferentes culturas consideran el devenir del tiempo, así como conceptos tales como pasado, presente y futuro. Aclaremos primero que se trata de un vídeo más educativo que riguroso, el cual hace principal hincapié en aquellas culturas vinculadas a la tradición judeocristiana, como las católicas y/o protestantes. Sin embargo, no deja de ser digno de reseña y por ello lo traigo al presente post.

El vídeo muestra, mediante dibujos en una pizarra, como los territorios de tradición católica tienden a hacer énfasis en el tiempo presente o en el pasado, mientras que los países protestantes enfocan más su mirada en torno al devenir del tiempo futuro. Esta propuesta de percepción temporal cultural está relacionada con el trabajo que Max Weber realizó hace más de un siglo sobre el espíritu del capitalismo en su archiconocida obra “La Ética Protestante o el Espíritu del Capitalismo“, donde trataba de explicar cómo aquellos hábitos e ideas que favorecen un comportamiento racional tienen una importancia muy elevada en el hecho de alcanzar el éxito económico. Los elementos principales de tal obra podrían resumirse en los siguientes:

  • El ejercicio constante del trabajo.
  • La racionalidad, donde se cita cómo los protestantes “han mostrado singular tendencia hacia el racionalismo económico, tendencia que ni se daba ni se da entre los católicos, en cualquier situación en que se encuentren“.
  • La austeridad que hace que se use mínimamente la riqueza acumulada (aquí algo tendría que decir la Sra. Merkel).
  • El ascetismo.
  • El enriquecimiento como señal de predestinación a la salvación eterna.

Así, los protestantes, sobre todo los calvinistas, mediante el trabajo, la racionalidad económica, la austeridad, cierto ascetismo y la búsqueda del enriquecimiento como señal divina, centran su visión en el futuro, de forma que la muerte, cuando les llegue, al encontrarlos ricos y austeros, les dará paso a la Gloria de los Cielos.

Se ve que aquellos que tenemos raíces culturales católicas, y no apostamos ni por lo uno ni por lo otro, esperamos que, cuando la muerte nos alcance, alguien se apiade de nosotros sin más.

Bromas aparte, tanto el vídeo como la revisión al texto de Weber me han hecho pensar en la reciente Cumbre de Durban y en sus pobres resultados. Como sabéis, en dicha Cumbre celebrada al amparo de la ONU, se debatían cuestiones tan importantes como la renovación y actualización del Protocolo de Kioto dentro de la lucha contra el calentamiento del planeta. Se estima que, si seguimos por el mismo camino que hasta ahora en cantidad de emisiones de dióxido de carbono, para el año 2017 se traspasará el límite científico de 2 grados en el incremento de temperatura mundial, lo que supone el límite de seguridad donde ya no habrá posible marcha atrás. Estados Unidos, el cual junto a China representa el 40% del total de las emisiones  a la atmosfera y fiel representante del espíritu del capitalismo protestante, se negó de nuevo a ratificar Kioto y a sumarse al segundo periodo de compromiso del Protocolo hasta dicho año 2017. A este se sumaron, sin disculpas, Canada, Rusia y Japón, por diversos motivos, y China e India por entender que dicho acuerdo pone límites a sus planes de desarrollo. Ahora bien, desde la perspectiva del citado vídeo, y apoyado desde la teoría weberiana, si los Estados Unidos o Canada tienen puesta su visión en el futuro, cabe preguntarse: Qué futuro es este? Un futuro con un planeta sobrecalentado, donde desaparezcan islas y hasta países enteros, donde suba el nivel del mar varios metros y miles de persona han tenido que emigrar o han muerto debido a la falta de cosechas, agua y recursos debido al cambio climático?

Sin duda, o Weber se equivocó o su análisis hace tiempo que dejó de tener sentido en un mundo donde priman más los intereses particulares y privados que el bien común. En fin, solo espero que el 2017 tarde mucho en llegar (como veis soy fiel a mi particular ética católica!)

Música

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ética, Política y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Durban y la Ética Protestante

  1. Pingback: Durban y la Ética Protestante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s