Andaluces levantaos… del sofá!

Cada vez que vuelvo a Andalucía, nada más bajar del avión, me viene a la mente aquella versión que hizo Kiko Veneno sobre una canción de Bob Dylan y que decía tal que así: “…como un loco hice una mezcla que me estranguló el cerebro, ahora veo a la gente más fea y he perdido el sentido del tiempo…”. Y es que pienso: “¿Me habré tomado yo algo o es que la gente de mi tierra tiene problemas de sobrepeso?”. Porque que quieres que te diga, yo veo a la gente, no más fea, pero si más “gordita”. Así que, cuando esta vez he regresado tras unos días con la familia, me he puesto a reflexionar sobre el tema tratando de encontrar una respuesta a esto desde un punto de vista “antropológico”.

En Andalucía, ya se encargan diariamente de recordarnos desde uno y otro lado, la modernidad y el capitalismo, así como sus valores asociados, tuvieron entrada bastante más tarde que en otros territorios del Estado. Durante los años sesenta, por ejemplo, debido entre otros factores a la estructura de la propiedad de la tierra o la falta de un tejido industrial adecuado, la Comunidad perdió más de un millón de habitantes debido a las corrientes migratorias hacía otras regiones más prósperas. No fue hasta que, con la llegada de la democracia, se produjo la descentralización del Estado, la redefinición del sistema impositivo vigente y se incrementó la inversión pública y privada en la región que comenzamos a oir hablar de industrialización, servicios públicos e, incluso, de la existencia de empresarios. Los valores tradicionales, hasta entonces vigentes, sufrieron una rápida transformación. Pasamos en muy pocos años a asimilar y adoptar costumbres y actitudes importadas que nos hacían parecer más modernos, menos subdesarrollados. Ésto alcanzó, evidentemente, elementos clave como la alimentación o las relaciones sociales. Porque, ¿qué es más moderno, qué se asocia menos a un pasado de pobreza y privaciones: comerse una tajá de melón o un yogurt con trocitos de fruta?, ¿un vaso de gazpacho o un bio-frutas?, ¿Jugar con tus amigos al bote o llegar a la quinta fase del Final Fantasy? Pues no hay color, evidentemente, pero todo ello afecta directamente a nuestra salud y bienestar. Así que en esas estamos muchos años después. El 39,2% de los andaluces tiene sobrepeso, mientras que el 29,7% sufre obesidad, lo cual supone tener un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 30. El número de diabéticos se ha  duplicado en los últimos 10 años y una tercera parte de la población andaluza padece problemas de hipertensión. Que? Modernos eh?

Bueno, para no acabar de forma tan siniestra os dejo con un vídeo que a algunos, al menos, les hará esbozar una sonrisa. Andaluces levantaos!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Andaluces levantaos… del sofá!

  1. Anónimo dijo:

    jeje que bueno el video!!

  2. ainhoa dijo:

    jeje que bueno el video!!

  3. Ignacio dijo:

    En este caso creo que el problema, más que de incorporación a la modernidad, está asociado al nivel sociocultural de los andaluces. En nuestro pais, y en Europa en general, las sociedades con niveles socioeconomicos y culturales más bajos tienen mayor prevalencia de obesidad (y por tanto de diabetes, HTA y enfermedades cardiovasculares). Para comprobarlo solo tienes que dar un paseo por Los Remedios y despues por el Poligono Sur. O párate a mirar que llevan dentro de los carros de la compra los residentes de los dos barrios. Si sumaras las calorías que hay en algunos de los carros te daría susto.

    • Exacto! Son los niveles socioeconómicos bajos los que no quieren ni oir hablar edl pasado ” de pobreza y privaciones”.. en los Remedios no creo que hayan tenido de eso, no.
      Ignacio, en nuestro país… Andalucía?

  4. Anónimo dijo:

    a la mierda la dieta Dukan, yo me voy a vivir a Barcelona.Los andaluces damos asco.

  5. Ignacio dijo:

    Al final lo que ocurre es que la pobreza es fea, gorda y su salud es mala, muy mala.
    Por cierto, me gusta tu blog.

  6. Esperanza dijo:

    A mi me pasa lo mismo cuando subo a Cataluña.
    Aquí te dejo un artículo que dice que precisamente los catalanes no son ejemplo del tema. Estudio realizado en 2003 (estoy convencida que ha empeorado con el gobierno Socialista de la nación en estos 8 años, tiene la culpa de todo). Un besito

    http://www.elpais.com/articulo/cataluna/56/catalanes/sufre/exceso/peso/mitad/ha/abandonado/dieta/mediterranea/elpepiautcat/20030711elpcat_16/Tes

    • Espe, creo que ZP solo ha estado en el poder 7 años, pero lo volveré a contar.
      Tienes razón en lo de los catalanes, el artículo da datos innegables. Pero una cosa no quita la otra, yo me refería a los Andaluces, o sea a mi, que soy más andaluz que el Hércules y los leones y además hago gala de ello, y trataba de inferir las causas a través de un análisis antropológico. Creo que, no sólo los andaluces, sino multitud de territorios, sobre todo en este caso del Sur de Europa y el Mediterráneo, están sufriendo cambios en sus costumbres que afectan a su salud, y esta incidencia es más elevada sobre la gente proveniente de clases socioeconómicas tradicionalmente desfavorecidas que sobre otras que han gozado siempre de acceso a los recursos. Es por esto que, quizás Andalucía, tiene esa especial incidencia. Pero, desde luego, Catalunya no se queda atrás. Gracias por leer mi blog, me hace especial ilusión. Bs

  7. Bienve dijo:

    La clase social (aunque haya quien piense que ya no existen) es uno de los determinantes de la salud, así como el nivel socioeconómico, el sexo o la edad. Yo no creo que sea cuestión de no querer pasar hambre (eso solo se podría aplicar a las generaciones muy mayores) sino a todo lo que rodea a la pobreza: menos acceso a la información, menos formación para por ejemplo entender una etiqueta de composición de una caja de galletas, menos dinero y disponibilidad para hacer deporte (que futuro les espera por cierto a las escuelas deportivas municipales??), mayor tiempo viendo la TV, con lo que la publicidad hace mejor su trabajo y sobre todo, hoy es mas barato y mas rápido comprar en el lidl comida preparada que preparar un puchero y encima pelearte con los niños para que se lo coman…

    • Sí, tienes razón. No podemos evaluar la situación de Andalucía desde un punto de vista estático. Las nuevas generaciones no hemos vivido tales situaciones, más bien al contrario. Pero, quieras o no, se trata de nuestro bagaje cultural, lo hemos asumido como herencia. Trataba, además, cuando me refería a Andalucía de hacer dos cosas: por un lado escribir algo que me llama profundamente la atención y a lo que antes, cuando vivía allí, no le echaba demasiada cuenta. Y por otro, utilizar algunos argumentos antropológicos para darle respuesta. A lo mejor un solo post del blog, o incluso un blog, no es para escribir en detalle sobre ello. No se, en todo caso, me parece muy acertado tu comentario sobre los cambios alimenticios vinculados a situaciones de pobreza y clase social. Yo trataba de ir un poco por ese camino. Espera que hoy mismo publico un nuevo post sobre el nacionalismo que espero que genera los mismos comentarios, o más!. Un beso! Sigue escribiéndome!

  8. Si una de las funciones que tiene la familia es transmitir la cultura que tenemos, la cultura de la comida es de las que se marcan con hierro. Mis colegas de barrio y yo comemos como bestias (parece que te van a quitar la comida del plato) y no lo veo en otra gente esa forma de comer, eso es por algo y creo que es la presión de nuestros padres por el hambre que han pasado. Por seguir con la comparación en los Remedios seguro que eso no pasa. Es que en algunos barrios la postguerra cultural duró hasta los 80.

    • Ya te digo, igual que los 80s duraron hasta muy entrados los 90s (una de mis grandes teorías que quizás algún día desarrolle más en detalle). Sí, creo que en cierta medida, por no decir en gran medida, nuestros (mis) análisis están muy influenciados por el medio en el que crecí: Torreblanca = Parque Alcosa, lo que quizás me aleja de la ciencia, pero me acerca más a mi tierra y mis paisanos. Un bs Yesus!

      • Bienve dijo:

        Te dejo otro tema para un post: De porqué en los 80 se perdió el sentido común, jejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s