Poner al lobo a cuidar las ovejas

La Antropología Política nos define el Poder como aquella capacidad de influir en el comportamiento ajeno y/o en el control de las acciones decisivas. Además, señala los tres elementos más importantes de los que está compuesto: consenso, legitimidad y apoyo. También nos enseña que el poder no puede basarse en la fuerza, o mejor dicho, no puede basarse únicamente en la fuerza como principal factor de sustento ya que,  aunque todo poder suele contar con un elemento coercitivo, éste debe contar de alguna manera con el apoyo público para ser ejercido.

Viene esto a cuento de las últimas noticias que nos llegan desde Grecia, cuna de la democracia y del pan de pita. Allí están a punto de constituirse un Gobierno de Concentración con un nuevo Primer Ministro a la cabeza, Lukas Papadimos, el que fuera vicepresidente del Banco Central Europeo hasta el año 2010, lo que es como poner al lobo a cuidar de las ovejas. Y yo lo entiendo, que conste, porque para qué vamos a tener un político al frente de un gobierno que lo mismo te quiere convocar un referendum o plantarse ante una negociación, cuando podemos poner al frente del chiringuito a “uno de los nuestros“.

Pero volvamos a la antropología y a los principales elementos que conforman el poder: consenso, legitimidad y apoyo. Este Gobierno de Concentración estará formado por el PASOC, partido socialista ahora al frente de las instituciones, y Nueva Democracia, el centro-derecha griego. Tanto el Partido Comunista como la Coalición de Izquierdas Syriza se han mostrado en todo momento en contra. Estas dos fuerzas políticas suponen el 20% del Parlamento Griego, luego… donde está ahí el consenso?. Suena más bien a rodillo. Por otro lado, en lo que a la legitimidad se refiere podríamos señalar claramente que ésta la tiene el pueblo griego, al fin y al cabo Grecia es una democracia, no la Comisión Europea, el BCE, Sarkozy, Merkel, Obama o el tío de la bola. Y para finalizar el apoyo, el cual a juzgar por las últimas manifestaciones y huelgas generales (creo que ya van 6 desde el inicio de la crisis, y las que quedan…), no parece ser el elemento decisivo que hará mantener en el poder a este nuevo Gobierno. ¿Entonces que nos queda? Exacto! La coerción, la fuerza, eso que dijimos al principio que no podía ser el principal factor de sustento de cualquier poder. ¿Y que nos enseña la antropología de aquellos regímenes que se sustentan principalmente en la fuerza? Pues que la fuerza, por sí sola, es sin duda eficaz a corto plazo como medio de control político, pero si es la única base de la aceptación popular pasiva, la sociedad será extremadamente rígida y la situación tenderá a estallar. Y en eso estamos, esperando el estallido.

Para acabar un apunte histórico. En Grecia, además de la democracia, inventaron la lírica, para lo cual, desde luego, no son buenos tiempos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología Política, Economía, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s