Y ahora nos toca ser Smart City

Dicen los entendidos que Smart Cities (Ciudades Inteligentes, en inglés) es un concepto en construcción, al que todavía no es posible definir de una manera concreta y aceptada. Antes de las Smart Cities tuvimos las “Ciudades Creativas”, antes de éstas las “Ciudades Sostenibles”, etc. Siempre estamos dentro de una de estas dinámicas que lo que buscan, básicamente, es transformar la ciudad en un producto, en un elemento más a vender, a mostrarse en la pasarela de las grandes ciudades, las ciudades globales de las que hablaba Saskia Sassen (1995).

Ahora bien, decimos que es un concepto “en construcción”, pero ¿hacía donde apunta ésta? Muy fácil, web L’Atelier.net, perteneciente al grupo bancario BNP Paribas, define este tipo de ciudad como “[…] les villes de se développer intelligemment pour répondre aux besoins de leurs citoyens et des entreprises“, o lo que viene a ser lo mismo “las ciudades que crecen adecuadamente para satisfacer las necesidades de los ciudadanos y de las empresas”. Y aquí está la cuestión, el eje de atención no está tanto en el protagonismo de los ciudadanos y ciudadanas, vecinos y vecinas de sus calles y barrios, sino en el hecho de compartir necesidades con las empresas, en atraer inversiones. Las ciudades han devenido centros neurálgicos de decisión, nudos de control global, capitales desde donde se da respuesta a preguntas tales como qué, dónde y cuándo producir o vender. Como dicen Theodore et al (2009) “En este contexto, las ciudades [...] se han convertido en blancos geográficos cada vez más importantes, y también en laboratorios institucionales para diversos experimentos de políticas neoliberales, como el marketing territorial, la creación de zonas empresariales, la reducción de impuestos locales, el impulso a las asociatividades público-privadas y nuevas formas de promoción local“,  para añadir ” La meta última de tales experimentos neoliberales de políticas urbanas es movilizar espacios de la ciudad tanto para el crecimiento económico orientado al mercado, como para las prácticas de consumo de las elites, asegurando al mismo tiempo el orden y el control de las poblaciones ‘excluidas’.

Es a esto a lo que tiene que dar respuesta una Smart City, a la mejor y más fácil de procurar la circulación rápida de bienes, servicios y capitales en el mundo del siglo XXI, a la vez que controla el descontento social. Y esto cuando la ciudad misma, su espacio, no se convierte en la propia mercancía. Decía David Harvey (2009) que, en esta nueva fase del capitalismo llamada neoliberalismo, el suelo, antaño factor de producción, se ha vuelto producto mismo del proceso productivo. Una vez alcanzados los límites físicos del mundo, superadas las barreas y fronteras, el capital se ha vuelto sobre sí mismo en un proceso que el geógrafo denomina “acumulación por desposesión”, y en esta desposesión, se encuentra el propio suelo.

Viene esto a cuento de que, estos días, se ha llevado a cabo en Barcelona el Smart City Expo World Congress donde “más de 300 ciudades de los cinco continentes se dan cita desde hoy y hasta el jueves en un congreso internacional que tratará de buscar nuevas soluciones para abordar una transformación urbana que se antoja ya inevitable” (elmundo.es), y donde más de 160 empresas vienen a repartirse el pastel de las plusvalías que generarán estas ciudades inteligentes. Nuevas infraestructuras, sistemas de transporte, redes inteligentes, etc., servicios por crear o por privatizar que supondrán la nueva “gallina de los huevos de oro” del capitalismo global surgidos, a veces, por iniciativa del propio estado, y sus distintos niveles administrativos, que correrán con parte de la inversión y socializarán las pérdidas llegado el caso (Harvey, 1989).

Yo me quedo con una frase, solo una, que resume el sentido de la operación: “Transformación urbana inevitable”, ¿hace falta decir más?

Referencias bibliográficas

Harvey, D. (1989) From Managerialism to Entrepreneurialism: The Transformation in Urban Governance in Late Capitalism, Geografiska Annaler, Series B, Human Geography, Vol. 71, No. 1, The Roots of Geographical Change: 1973 to the Present, pp. 3-17. (aquí)

Harvey, D. (2009) El derecho a la ciudad, New Left Review, London, (aquí)

Sassen, S. (1995) La ciudad global. Una introducción al concepto y su historia. Brown Journal of World Affairs, vol. 11(2), pp. 27-43 (aquí)

Theodoro et al (2009) Urbanismo neoliberal: La ciudad y el imperio de los mercados. Temas Sociales, SUR Corporación de Estudios Sociales y Educación, nº66, pp. 1 – 11 (aquí)

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Y ahora nos toca ser Smart City

  1. Pingback: Y ahora nos toca ser Smart City

  2. Pingback: Activismo anti-Smart Cities de carácter siciliano | El Antropólogo Perplejo

  3. Zaida dijo:

    Jo, que desalentador. Vale que en todo el proceso de diseño y ejecución hacia la perspectiva Smart City habrá muchos que se beneficien, pero deberíamos pensar que entre ellos estaremos nosotros; como arquitectos o ingenieros hemos estudiado durante más de 6 años con la convicción, idealista o no, de que algún día crearíamos edificios energéticamente eficientes, con el fin de frenar el despilfarro de recursos y la creciente pobreza energética, y por que no decirlo , de que encontraríamos la manera de trabajar en lo nuestro después de tanto esfuerzo.

    • El Antropólogo Perplejo dijo:

      Hola Zaida. Claro, una cosa no quita la otra. Pero al final, arquitectos e ingenieros, como tantas otras profesiones, están al servicio de empresas del sector inmobiliario y/o tecnológico, en este caso. La técnica al servicio del capital. Gracias por leer mi blog! ;)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s